Search

Sin acceso a vivienda nueva, 73 millones de mexicanos

Políticas de vivienda deben ir enfocadas a atender la demanda

El bajo nivel de ingresos les imposibilita hacerse de una vivienda a través de los mecanismos formales

En México, la compra de vivienda nueva sólo es accesible para las personas que cuentan con ingresos por arriba de los cinco salarios mínimos, ya que sólo este sector de la población tiene la solvencia para acceder a un crédito hipotecario público o privado.

Así lo señala el ‘Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018’ que elabora el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). El documento detalla que, de acuerdo con el informe alternativo realizado por Habitat International Coalition (HIC), 73.6 millones de mexicanos se encuentran excluidos de acceder a una vivienda nueva.

Según el estudio, luego de analizar los datos relacionados con la percepción promedio mensual de las familias, reportado en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, los primeros seis deciles, es decir familias con ingresos de hasta 10,550 pesos, no tienen posibilidad de adquirir una casa nueva.

Fuente:Tomado del ‘Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018’ de Coneval.

“A la luz del ingreso promedio mensual por hogar estimado a partir de la ENIGH 2016, resulta que los primeros seis deciles de la población, aproximadamente 73.6 millones de mexicanos, se encuentran prácticamente excluidos del mercado formal de vivienda al no percibir ingresos por hogar equivalentes a más de cinco salarios mínimos”, destaca el documento.

El estudio añade que, de acuerdo con la relación del ingreso mensual y el valor promedio de las viviendas, una persona con ingresos equivalentes al primer decil económico-es decir 2,273 pesos-y que tuviera acceso a un crédito, tardaría alrededor de 31 años en liquidar el financiamiento.

Fuente: Tomado del ‘Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018’ de Coneval.

“Partiendo que la persona dedique 30% de su ingreso al pago de la vivienda que es un estándar internacional, resulta que 10% de la población con menores ingresos (decil I), de contar con financiamiento, le tomaría más de 30 años terminar de pagar su vivienda. Para los casos de los deciles II, III, IV y V, los años aproximados para pagar una vivienda ascenderían a 20, 19, 16 y 15 años respectivamente, ello si contaran con el financiamiento requerido, mismo que resulta inexistente para las personas por debajo del VI decil económico”.

En este sentido, el estudio refiere que, si bien en los últimos años se implementó una estrategia que tomaba como herramienta de apalancamiento el subsidio, esta no se enfocó en las personas que menos ganan ni en los estados con el mayor nivel de rezago.

“Según información obtenida del SNIIV de la Conavi, relativa a los subsidios públicos para vivienda otorgados por Conavi, Infonavit y Fovissste, en el año 2015 se otorgaron 201,223 subsidios en todo el país, por conceptos que incluyeron la autoproducción, la construcción en lotes con servicio, mejoramiento de vivienda, compra de vivienda nueva o usada, y otros (ENVI, 2014). Los resultados muestran que se distribuyeron los subsidios principalmente en entidades que no concentran a la población más vulnerable”.

Fuente: Tomado del ‘Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018’ de Coneval.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.