Inicio / Opinión / En la opinión de / ¿Año nuevo?

¿Año nuevo?

En la opinión de | Opinión | Perspectivas 2024 |

Por Jorge Montoya*

El tiempo de las fiestas, la reflexión y los propósitos ya termino y lo que nos queda es un año con grandes interrogantes y claroscuros.

Como es bien sabido, en lo político este año tendremos elecciones en nuestro país y en los Estados Unidos, combinación por si sola que podría formar la tormenta perfecta. En lo económico venimos de un año con un interesante crecimiento económico y entramos a otro con un gasto público no productivo programado, esto es gasto en campañas, en dádivas y en terminación de obras faraónicas. En cuanto al ánimo de los consumidores un incremento y en el de los productores, y aquí me quiero referir a los desarrolladores inmobiliarios, uno de incertidumbre en lo que pueda pasar, con un año previo en el que se produjeron muy pocas viviendas y uno nuevo en el que se ve que la oferta básicamente no va a aumentar.

¿Y que pasa con los retos por delante?

Tenemos “La gran Oportunidad” Del Nearshoring, una oportunidad que parece que no queremos ver, que podríamos dejar para después, por el momento tenemos otras cosas que jalan nuestra atención… No podemos olvidar que la competencia por la relocalización de empresas es muy grande y que, si no atendemos lo que esa relocalización requiere, como infraestructura eléctrica, generación de energías limpias, vías de comunicación, abasto suficiente de agua y los proyectos de inversión asociados (cadena de proyectos) difícilmente vamos a poder competir, ¿Cuál sería el atractivo?

Tenemos el “Bono Demográfico”, una cantidad muy importante de jóvenes que mas allá de que ya pueden votar, entran a una edad productiva, que forman familias que requieren viviendas, que pareciera que también pueden esperar, ¿De verdad?

Tenemos un mercado de vivienda en el que hace ya tiempo se cruzaron las curvas de la oferta y la demanda, a pesar de la disminución en la demanda, la disminución en la oferta ha sido mucho mayor en todos los sectores, pero muy acentuado en las viviendas de interés social y popular. ¿Por qué atenderlo?

¿Y las políticas públicas?

Retomando la columna de esta semana de Horacio Urbano de esta semana, “2024; Y más nos vale que la Política de Vivienda esté entre las prioridades” En este año que se van a definir muchísimos puestos de elección popular, entre ellos de diputados y senadores, es importante proponer que la vivienda esté al centro de las políticas públicas.

¿Qué hacer?

Las necesidades y los requerimientos del mercado están ahí, claramente desatendidos, reclaman toda nuestra atención, como desarrolladores inmobiliarios tenemos delante de nosotros, si grandes retos, si grandes incertidumbres, y claramente grandes oportunidades.

Aquí podemos retomar la pregunta que hago frecuentemente: ¿Es hoy un buen momento para invertir en nuestro México?, y la respuesta continúa siendo “Si”.

Sabemos que las elecciones, sobre todo las presidenciales cada seis años hacen mucho “Ruido” y ese ruido genera mucha incertidumbre en muchos actores de la sociedad y quizá más en el ámbito de los inversionistas particulares, que quieren mover su dinero a inversiones más seguras y que no quieren participar en proyectos de inversión inmobiliarios, tradicionalmente esa parte se ha retraído en espera de lo que suceda el día de las elecciones, y a partir de ahí decidir… pero, y aquí surge el gran “pero” nuestro México continúa a pesar de las elecciones, las instituciones como el Infonavit, la financiera inmobiliaria más grande de México, continúa, su tamaño es tal que no puede detenerse, sigue otorgando muchísimos créditos solo o en cofinanciamiento con múltiples instituciones financieras, el Fovissste sigue otorgando créditos a los trabajadores del estado, la Sociedad Hipotecaria Federal continúa siendo un actor importante tanto para los bancos como en el otorgamiento de créditos individuales, y que decir de los bancos que por supuesto a unas tasas todavía muy accesibles y en una competencia muy interesante están otorgando créditos a la vivienda. El mercado está ahí, no se va a ir. La inflación a la baja está razonablemente controlada. Todo eso y más va a continuar a pesar de ser año de elecciones.

Tampoco hay que perder de vista los tiempos de pre-operación, de planeación del proyecto de inversión, que al menos nos va a tomar un año. Podemos aprovechar este tiempo para llevar a cabo una planeación correcta con las metodologías necesarias para estar listos dentro de un año, ya con una realidad que nos permita hacer los ajustes necesarios y ahora si poder proponer al mercado.

Entonces podemos concluir que si es un buen momento para iniciar un proyecto de inversión.

En Barents Group te decimos como.

[email protected]

Tags

Columnista invitado


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/centrourbano/public_html/revista/wp-includes/functions.php on line 5420