Search

T-MEC y crisis económico-sanitaria, los grandes retos del sector inmobiliario

t-mec-y-crisis-economico-sanitaria-los-grandes-retos-del-sector-inmobiliario

Para Lamudi el T-MEC sería el instrumento que relance la dinámica del sector inmobiliario. La economía mexicana podría extender su recuperación hasta 2023

El portal inmobiliario Lamudi dio a conocer su informe sobre el comportamiento del sector inmobiliario en lo que va del 2020. Una de las particularidades principales de este documento es que se incluye una coyuntura de impacto trascendental: la pandemia de Covid-19.

Entre los datos que Lamudi analiza destacan los referentes a la oferta de inmuebles en sitios electrónicos, el comportamiento de los precios de mercado y el comportamiento de la demanda de inmuebles en los distintos segmentos existentes.

Lamudi señaló que se requiere dimensionar una serie de factores económicos en su gran agregado, comerciales, crediticios, y los propiamente sanitarios, entre otros para pronunciarse sobre lo que se puede esperar en el sector para los meses venideros.

El T-MEC, ¿salvavidas del sector inmobiliario?

La plataforma inmobiliaria refirió al Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) como uno de los elementos principales en materia de comercio exterior a considerar para proyectar una serie de potenciales beneficios socioeconómicos a la nación.

Para ello recordó que el T-MEC tiene un antecedente inmediato en materia de relaciones comerciales entre México y su principal socio comercial, Estados Unidos, el TLCAN.

“Este acuerdo (el TLCAN), que eliminó gradualmente los aranceles sobre la mayoría de productos, trajo consigo diversas oportunidades de inversión, creación de empleos, mayor competitividad, desarrollo de una variedad de sectores de la economía, y principalmente, fomentó mejores prácticas en nuestro país”.

La crisis que dejó el Covid

La pandemia trajo aparejada una crisis sin precedentes en el terreno económico que dejó, entre a casi todos, al sector inmobiliario en una situación muy comprometida. Segmentos como el turístico hotelero, el comercial, el de oficinas y el industrial manufacturero resintieron fuertemente el impacto del shock epidémico.

Por su parte, el sector industrial logístico destacó de sobremanera en su dinámica comercial, la gente compró más a través de canales digitales y las empresas incrementaron sus opciones para atender por ese medio.

A Lamudi le preocupa la falta de acciones desde el terreno fiscal para hacer frente a la mencionada crisis, que coincidió con la baja demanda de petróleo y el desplome de la demanda del principal socio comercial mexicano y que, como consecuencia, puede desencadenar en una crisis aún más larga.

“El estímulo fiscal insuficiente para contener el impacto económico de los choques por el coronavirus, la caída del precio del petróleo y la contracción de la demanda de Estados Unidos es lo que puede hacer que la crisis sea mucho más larga y genere un sacrificio innecesario”.

De seguir con esa línea de acción, señalan, la situación económica del país tendría números rojos hasta el 2023, año en el que se registraría un incremento de apenas 2.85 puntos porcentuales como máximo.

“Sin un sólido estímulo fiscal, la economía se mantendrá en fase recesiva de aquí al 2022, año en el que considera que registrará una nueva contracción de entre 4.21% y 4.49 por ciento. Y será hasta el año 2023, cuando el PIB alcanzará registros positivos, cercanos a 0.91% y 2.85%, de acuerdo con el especialista”.



Integrante del equipo editorial en Centro Urbano. Egresado de la carrera de Economía (preespecialidad en Desarrollo Regional) en el IPN y de Matemáticas Aplicadas y Computación en la UNAM. Apasionado de los temas inherentes al desarrollo urbano-regional y estudios formales -e informales- sobre la ciudad y la economía urbana.