Search

Necesario acelerar la presentación de la Política de Vivienda

La falta de definición en el documento guía del sector vivienda ha repercutido en la industria, a tal grado que en el cierre de 2019 ya no será posible repuntar los números en el sector

La tardía presentación de la Política Nacional de Vivienda ha generado en el sector un ambiente de incertidumbre que impera hasta el noveno mes del año. Este escenario, junto a la eliminación del programa de subsidio como había operado hasta 2018, ha impulsado un freno en el sector, lo que complica una posible recuperación para la industria en el cierre de 2019.

Así lo consideró Roberto Anda, presidente de la Comisión de Vivienda de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), quien destacó que estos elementos han impactado tanto en la colocación de vivienda para segmentos bajos como en la producción de unidades del segmento social, lo que se traduce en un impasse del sector.

En entrevista, por un lado, el empresario señaló que la falta de definición en materia de política ha costado al sector el frenar inversiones. Y es que, dijo, el no conocer las directrices que guiarán las actividades imposibilita realizar los panes que la industria requiere.

“El hecho de que el Programa Nacional de Vivienda se haya retrasado tanto afecta mucho en la producción (…) Como desarrollador no puedes hacer inversiones, hacer planeación. La construcción de proyectos habitacionales no las puedes sacar de una noche a la mañana. Necesitas saber cuáles son realmente las condiciones en las que vas a poder colocar esa vivienda; y además necesitas darles la certeza a las financieras de cómo la vas a colocar, porque si no, simplemente no te prestan para el proyecto”.

El representante empresarial señaló que esta caída en la producción se observa en el Registro Único de Vivienda (RUV). Explicó que, si bien luego de Julio se observó un repunte en el registro de nuevos proyectos, este no se dio en el registro de inicios de obra.

“El inicio de la producción de vivienda en el RUV se ha caído por lo mismo: mientras nosotros como desarrolladores no tengamos la certeza de lo que va a suceder con la Política Nacional de Vivienda, es muy difícil que puedas invertir. Sobre todo, porque los financieros te dicen lo mismo: no te presto porque no sabemos qué es lo que va a suceder. Entonces si creemos que el gobierno federal debe acelerar la presentación del Plan Nacional de Vivienda. (…)

“El repunte que se vio en el RUV fue en el registro de nuevos proyectos de vivienda. Ojo, no hubo repunte en el inicio de obras, de la producción, que son dos cosas distintas. Entonces el repunte que hubo fue en el registro, precisamente esperando que las condiciones salgan como sean más favorables”.

Los planteamientos para la Nueva Política de Vivienda

Para Roberto Anda, la decisión de quitar el programa de subsidio como había operado fue un error que impactó en las familias de bajos ingresos y en la colocación de vivienda. Por ello, aseguró, de cara a los siguientes años y en el marco del diseño de la Nueva Política de Vivienda, las autoridades deberán plantear un modelo de apoyo que beneficie a los trabajadores formales, pero de bajos ingresos.

Al respecto, el representante de Coparmex detalló que dentro de los puntos hacia donde debe caminar la Nueva Política de Vivienda, y que plantea Coparmex, se encuentra la creación de un esquema que, como el subsidio, apoye a los afiliados. Y es que, subrayó, también dentro del Infonavit existe un segmento de la población en situación de vulnerabilidad que requiere el apoyo del gobierno.

“En las directrices de apoyo a las personas en situación de vulnerabilidad, al gobierno no se le debe de olvidar que dentro de los Organismos Nacionales de Vivienda también hay personas que deben ser apoyadas. Nosotros les decimos: divide el presupuesto de apoyo. Divide una parte para la población que es el objetivo de este gobierno y otra para los trabajadores del Infonavit, no mandes todas las canicas a un solo lugar”.

Roberto Anda consideró que fue una mala decisión quitar de tajo el apoyo que se otorgaba para trabajadores del Infonavit. Manifestó que una salida óptima para el sector hubiera sido que las autoridades mantuvieran la continuidad en el programa al menos durante 2019, mientras daban oportunidad a la industria para adaptarse y analizar nuevos esquemas de apoyo.

En este sentido, recordó que el argumento utilizado por las autoridades para redireccionar el apoyo se centró en decir que hay otra población con mayor necesidad, al estar en vulnerabilidad. Sin embargo, mencionó, dentro del Infonavit, también hay trabajadores en esta situación que requieren el impulso federal.

“Los trabajadores del Infonavit también requieren apoyo. Además, que no hay que perder de vista que los trabajadores formales del Instituto vienen de empresas que son las que generan la economía. No se les puede quitar el apoyo como lo hizo la administración actual. No puede ser posible que sólo 2.22% del presupuesto de la Sedatu para apoyos de vivienda se vaya para los trabajadores formales de este país.

“Creemos en ese sentido que el gobierno federal no está cumpliendo con su cometido de apoyar a las personas en situación de vulnerabilidad. Creemos que no debieron haber quitado el 100% del apoyo a esta clase trabajadora formal y que el gobierno sí cometió un error el retirar el apoyo”, apuntó.

Por otro lado, añadió, uno de los puntos prioritarios a considerar dentro de la Nueva Política de Vivienda es el tema de los Polígonos de Contención Urbana. En lo referente, Roberto Anda subrayó que se debe ser muy cauteloso con el tema.

“Deben ser muy cuidadosos con el tema de los Polígonos de Contención Urbana y sus lineamientos. Hemos insistido que no se deben establecer lineamientos que provoquen especulación en la vivienda o en la tierra, como sucedió en el pasado.

Sin certeza para la vivienda

A decir de Roberto Anda, a nueve meses de haber iniciado 2019 aún existe incertidumbre en el sector. Ante ello, señaló, será fundamental impulsar los mensajes de certeza para detonar a la industria.

Ante este escenario, expuso, el panorama para 2019 será de desaceleración. Y es que, indicó, ante la falta de condiciones, y por el tiempo que ya transcurrió, se vuelve complicado compensar la balanza y lograr número que permitan cerrar el año por arriba de lo observado en 2018.

“Creemos que al día de hoy no vamos a poder. Ya por donde estamos ahorita, ya no vamos a poder levantar el tren de vivienda. Las inversiones y los procesos productivos se llevan más tiempo que tres o cuatro meses. Sin embargo, sí estamos en posibilidades de tener un excelente arranque de 2020 siempre y cuando el gobierno federal nos manden las señales de certeza para poder producir”.

 

 

Este texto se incluye en la edición 121 de Revista Vivienda.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.