Search

Expertos debaten sobre desarrollo urbano de Ciudad de México y Medellín

Expertos debaten sobre desarrollo urbano de Ciudad de México y Medellín

La Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey presentó la mesa de diálogo ‘Del proyecto a la ciudad, de la ciudad al proyecto’

Recientemente, la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño (EAAD) del Tecnológico de Monterrey, reunió a Alejandro Echeverri, Carina Arvizu y Felipe Leal, expertos en materia de ciudad y territorio e importantes personajes de la transformación urbana, para compartir opiniones y experiencias sobre política pública y desarrollo urbano de la Ciudad de México y Medellín.

Durante la mesa de diálogo ‘Del proyecto a la ciudad, de la ciudad al proyecto’, Carina Arvizu, Jefa de Oficina del secretario de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), habló sobre los retos y oportunidades que se viven en la dependencia, refiriéndose a esta etapa como “un momento histórico y de mucha transformación”, ya que la Sedatu trabaja en proyectos de carácter nacional y en las periferias urbanas, donde hay más carencias de espacio público y equipamiento.

Por otro lado, Felipe Leal, presidente del Seminario de la Cultura Mexicana, afirmó que, si bien es correcta la aproximación de trabajar en dichos espacios, “no se debe perder la atención en las zonas emblemáticas de las ciudades, que son las que le dan sentido y muchas veces se han ido abandonando, deteriorando o viendo apropiadas por diversos sectores de la población, como sindicatos o ambulantes”.

Con respecto a la regeneración urbana, los expertos coincidieron en que para lograrla con éxito, no sólo son necesarias las intervenciones al espacio público, también son esenciales proyectos integrales que logren reducir la segregación socio-espacial a través de la mejora a la calidad de vida de la población.

“Trabajé en una fundación de danza que daba clases en espacios públicos. A través de activar el espacio público, convivían personas que en otro contexto jamás se hablarían. Había un pretexto y un lugar para hacerlos converger sin importar sus bagajes. La ciudad es el escenario para que estas interacciones sucedan y debemos reproducir este tipo de espacios que, a su vez, sean incluyentes”, detalló Arvizu.

En cuanto a la relación entre el desarrollo urbano y la política pública, Alejandro Echeverri, consultor internacional del C_Lab del Tecnológico de Monterrey y director de URBAM, aseguró que los proyectos tendrán éxito si se entienden las limitaciones de los mismos:

“Nosotros en Medellín empezamos con pocas acciones, pero muy precisas y estratégicas, pues pudieron capturar una historia que continuó. La falta de capacidad de saber cuáles son nuestras limitaciones es la principal barrera de los gobiernos, pues el urbanismo es de precisión. Los gobiernos nacionales deben ser efectivos y estratégicos al presentar programas, pero también deben diseñar estructuras de gestión para que sus sucesores les puedan dar continuidad”.

Felipe Leal consideró que las políticas públicas deben entender que lo que se haga en las ciudades dependerá de la capacidad de convencimiento y argumentos que el experto proporcione a los políticos; y argumentó que la responsabilidad es compartida y que los proyectos que se efectúan son resultado de estrategias establecidas por los gestores.

En este sentido, Carina Arvizu añadió que “todos hacemos política todo el tiempo. Las ciudades las terminan diseñando no solo arquitectos y urbanistas; tiene que ver con poder y saber hacer política, porque en la ciudad confluyen demasiados intereses y deberá prevalecer el interés común, el bien máximo”.

Finalmente, los expertos mencionaron que las ciudades se hacen con el tiempo y gracias a sus ciudadanos, además de que una buena ciudad es el resultado del liderazgo colectivo de sus comunidades, a través de la política pública.

“La arquitectura en el siglo XX se divorció de las ciencias sociales y en esta ruptura nos olvidamos que quien vive en la ciudad, usa edificios y espacios son las personas. Escucharlas y entenderlas es la mejor alternativa para hacer espacios públicos eficientes”, dijo Arvizu. “Hay problemáticas en la sociedad que requieren de nosotros. Creo fielmente en la academia que, por su figura neutral y capacidad de permanencia, puede ayudar a marcar el rumbo de muchas cosas. No sólo se trata de la educación de los estudiantes, sino de poner en la agenda temas para política y sociedad”, complementó Echeverri.