Search

Cómo evitar contagiarte de Covid-19 en el transporte público

Cómo evitar contagiarte de Covid-19 en el transporte público

Debido al Covid-19, existe cierto temor por usar el transporte público; sin embargo, si la gente usara más el automóvil, la contaminación generada agravaría la contingencia

Para la población mexicana, el transporte público es un servicio esencial, necesario e insustituible para desplazarse y realizar distintas labores cotidianas. Sin embargo, las personas perciben que el uso del Metro, Metrobús y el autobús conlleva un alto riesgo de contagio por Covid-19.

No obstante, de acuerdo con expertos, existen evidencias que apuntan a que el riesgo es bajo si se mantienen las medidas de higiene y salud; como el uso de mascarillas o cubrebocas y mantener una buena calidad del aire y el distanciamiento físico.

“Estudios realizados en países como Francia, Reino Unido, Japón o China han demostrado que la probabilidad de contagio en el transporte público es muy reducida; con tasas de entre el 1 % y el 0,005 %”, señaló Ángel Garrido, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, España.

Además, si la población deja de utilizar el transporte público, sustituyéndolo por el automóvil particular, la contaminación generada agravaría la contingencia. Asimismo, un mayor uso del automóvil podría provocar más embotellamientos, accidentes y estrés. Así lo explicó Pedro Gullón, vocal de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

“A corto plazo, el aumento de la contaminación que provocaría el uso masivo del coche podría favorecer el contagio del Covid-19. A largo plazo, agravaría las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) o cardiovasculares, patologías sobre las que el Covid-19 es más letal o fatal”, indicó.

Cómo evitar contagios en el transporte público

Los especialistas resaltaron que el distanciamiento social, el uso de mascarillas, la interacción con otras personas, el tiempo de exposición y la ventilación son factores que inciden en el riesgo.

Como se puede observar en la siguiente tabla, la utilización de mascarillas reduce el riesgo a bajo en casi todos los escenarios, salvo que el tiempo de exposición sea prolongado. Por el contrario, de no cubrir nariz y boca, el riesgo pasa a ser alto.

“El virus no se propaga solo respirando. Se propaga cuando estornudas, hablas muy alto; es decir, cuando lanzas las partículas lo más lejos posible”, enfatizó Gullón.

De igual manera, factores, como el tiempo que se permanezca en el vehículo, en nivel de ocupación de éste, la ventilación, o el tipo de interacción que se produzca entre viajeros, entrarían en la ecuación de la probabilidad de contagio.

“En el transporte público no interactúas con el resto. Además, son trayectos cortos, por lo general. La cuestión es mantener la distancia en la medida de lo posible, protegerse, lavarse bien las manos con gel hidroalcohólico -porque se tocan asientos, barras, manillas de apertura se puertas-, y ser responsables”, concluyó el especialista.



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.