Search

Innovación en el sector hipotecario: ¿cómo enfrentamos la nueva normalidad?

Innovación en sector hipotecario: ¿cómo enfrentamos la nueva normalidad?

Por Ruben Torres

En este año enfrentamos desafíos extraordinarios que difícilmente se podrían predecir. La presencia de la pandemia con su vertiginosa transmisión nos condujo a tomar medidas preventivas como el distanciamiento social con el objetivo de desacelerar la propagación de la enfermedad. En el terreno del sector inmobiliario y de los avalúos, las consecuencias de la pandemia también han traído cambios que tal parece llegaron para modificar de forma permanente las formas en como se venían realizando los diferentes procesos.

Para lograr adaptarse a los nuevos modelos en el sector de las valuaciones, el óptimo uso de la tecnología ha resultado ser la mejor opción, ya que nos proporciona las mejores herramientas para continuar con nuestras operaciones y la oferta de nuestros servicios o productos. En la planificación de esta estrategia de transformación el objetivo es seguir siendo eficientes en nuestros procesos y aumentar el rendimiento con los máximos estándares de calidad y responsabilidad.

Las aplicaciones tecnológicas diseñadas para colaboración en línea agilizan los procesos de los negocios, lo cual nos permitirá realizar múltiples tramites que tradicionalmente en tiempos previos a la pandemia implicaban un mayor uso de tiempo, recursos humanos y materiales, por lo que tendremos estos nuevos modelos de negocio con cadenas de procesos mejoradas.

En el sector hipotecario se presenta un reto importante. Aunque algunas de las instituciones de crédito ya cuentan con atención remota a los clientes, donde los ejecutivos recaban vía electrónica  los documentos digitalizados para el trámite, todo el proceso de análisis se trabaja con documentación digital y de manera remota hasta la aprobación del crédito, es al final del proceso cuando el cliente firma que se presenta la documentación original.

Este tipo de atención remota ya estaba siendo utilizada previo a la situación actual. Se advertía un aumento paulatino en su uso y aceptación, en las instituciones de crédito aún se continúa con el modelo de atención en las sucursales o en centros hipotecarios especializados, pero estamos convencidos de que el uso de las mejoras tecnológicas marcará cada vez más el modelo a seguir y será determinante para superar el reto que se presenta.

Los diversos participantes en el sector coinciden en que será en el corto plazo que todo el proceso para adquirir la hipoteca, así como la firma de las escrituras sea completamente digital, en la actualidad se está trabajando de manera conjunta en distintos frentes. Valuadores, notarios, institutos catastrales, registros públicos y autoridades hipotecarias, todos trabajan en conjunto buscando adaptarse a las nuevas condiciones, automatizando procesos por medio de las firmas digitales.

El desarrollo de proyectos a distancia o remotos es vital para el sector hipotecario y sus participantes, y las unidades de valuación toman relevancia ya que tienen la oportunidad de aportar soluciones eficientes. En el pasado reciente, hemos evolucionando de acuerdo a los cambios que se han ido presentando. Un ejemplo seria la implementación del Sistema Maestro de Avalúos de Sociedad Hipotecaria Federal. En dicho sistema, se instituyo el avalúo inmobiliario electrónico, el cual tiene validez legal similar al de su predecesor impreso en papel y cuenta con los atributos de seguridad que la firma electrónica otorga garantizando la integridad y autenticidad de la información.

Actualmente y ante el desafío que este nuevo contexto nos impone y que impulsa a migrar procesos a la vía remota, se debe de asumir el compromiso de proporcionar soluciones innovadoras en la gestión y aumentar el rendimiento del sector. Este rendimiento se logrará por medio de la integración de una planeación estratégica, tecnologías seguras y alianzas estratégicas que transformarán y modernizarán los procesos. Lo más relevante que se reconoce actualmente son los avances que se presentan en la digitalización de los sistemas de catastro en algunos estados del país. Algunos de los beneficios inmediatos son la reducción de los tiempos en los trámites y el evitar afluencias presenciales en las oficinas, medida prioritaria ante la contingencia sanitaria. Además,  se tiene mejora en la eficiencia en revisión y aprobación para certificados de valor catastral, así como la actualización de la información en tiempo real.

En conclusión tenemos claro que para enfrentar el reto que la contingencia por la pandemia Covid-19 ha impuesto, la tecnología y su uso eficiente es la mejor aliada en la transformación del sector. Esta transformación digital se logrará con la adopción de nuevas herramientas tecnológicas y la estrecha colaboración entre los participantes en el sector hipotecario. El objetivo será el desarrollar soluciones que automaticen e integren procesos completos, los cuales deberán cubrir desde la solicitud del crédito hasta la inscripción de la operación en el registro público de la propiedad.

Ruben Torres

Director Divisional Noroeste de Tasvalúo