Search

Apostarle al futuro, estrategia de Fibra Danhos para enfrentar la crisis

Apostarle al futuro, estrategia de Fibra Danhos para enfrentar la crisis

Fibra Danhos maneja un portafolios de 18 activos, ubicados en la CDMX, Edomex y Puebla; que van desde centros comerciales, oficinas, hoteles y desarrollos de usos mixtos

De acuerdo con Salvador Daniel Kabbaz, vicepresidente de Fibra Danhos, durante el primer trimestre de 2020, el mercado inmobiliario mexicano tenía un crecimiento sostenido. Sin embargo, la situación cambió de manera significativa a finales de marzo, cuando la pandemia por Covid-19 llegó al país.

“Es una nueva normalidad muy reciente. Creo que todos le hemos ido entendiendo poco a poco, yo creo que no hay nadie que haya podido imaginar lo que el mundo está viviendo hoy; en todos los aspectos, en todos los sectores económicos, no solamente en el sector inmobiliario”, dijo.

No obstante, el directivo consideró que el sector inmobiliario en México es un sistema maduro y que no se detiene a pesar de las crisis; pero el impacto que la pandemia tenga va a depender de la capacidad económica de cada desarrollador para seguir con sus proyectos, del acceso al financiamiento y de su capacidad para atraer inversiones internacionales o nacionales.

“Yo creo que los negocios inmobiliarios no se hacen de un día para otro, un desarrollo importante puede tomar en planeación un par de años y en construcción otros tres o cuatro; entonces, lo que pase en tres meses o en un año no va a afectar la vida de este desarrollo. Yo creo que la apuesta de todos los desarrolladores es a largo plazo, y eso implica un compromiso para mantenerse con inversiones y pensar que México tiene para crecer y no se va a acabar el mundo”, apuntó.

En entrevista exclusiva con Revista Inversión Inmobiliaria, Salvador Daniel Kabbaz destacó que el mercado inmobiliario nace a partir de la demanda, por lo que los desarrolladores deben pensar en cuáles serán los nuevos requerimientos en el contexto de la ‘Nueva Normalidad’, como más espacios abiertos, aire fresco, o espacios donde la gente pueda mantener el distanciamiento social.

En este sentido, consideró fundamental el transformarse y adaptarse en todos los sectores inmobiliarios. “Hay que transformarse en todos los sectores, en el sector turístico, en el sector de vivienda, en el sector comercial, en el sector de oficinas, en todos absolutamente los sectores; de hecho, en el sector industrial, también el tema de logística ha cambiado y va a cambiar más. Pero hay que saber adaptarse, hay que entender el mercado, hay que saber apostarle y hay que, evidentemente, apostarle al futuro”, indicó el vicepresidente de Fibra Danhos.

Fortalecer al mercado

De acuerdo con Salvador Daniel Kabbaz, es de suma importancia poder fortalecer al mercado mexicano, fortalecer a los empresarios mexicanos y fortalecer el empleo; esto con el fin de evitar otras afectaciones y problemas sociales.

En esta línea, Kabbaz informó que una de las medidas que se tomaron en Fibra Danhos en apoyo a sus inquilinos, especialmente en el sector comercial, fue el otorgamiento de descuentos de hasta el 75% durante abril y mayo, con la única condición de que los socios comerciales mantuvieran su base laboral y evitaran despidos.

“Creemos que al apoyarlos estamos apoyando no solamente a ellos sino también al mercado laboral del país (…) Entonces, hay que cuidarlo, hay que protegerlo, yo creo que hay que apoyarlo, por eso la decisión transparente y abierta de nosotros apoyar a nuestros inquilinos; porque queríamos que no despidan a nadie porque queremos que sigan vigentes y queremos que estén con nosotros muchos años”, destacó.

En el tema de la pandemia, el empresario explicó que el sector más afectado es el turismo, pues, debido al confinamiento, la gente dejó de viajar; seguido del sector comercial, porque la gente no podía salir a comprar, pero se defendió un poco por el comercio en línea. Después se encuentran las oficinas y el sector industrial, que resultaron menos afectados, porque las actividades no se detuvieron. Sin embargo, el sector inmobiliario es una cadena de valor que va cambiando con el tiempo:

“Así como hoy es la parte de turismo la más afectada, hace tres años era el sector que más boom tenía; y esto va cambiando, no es una apuesta a corto plazo. Yo creo que esto es un tema bien importante, si creen que el desarrollador inmobiliario está viendo lo que va a pasar los próximos seis meses, esa no es una visión de desarrollo inmobiliario, el desarrollo inmobiliario está pensando en los próximos cinco y diez años”, puntualizó.

Fibra Danhos, con solidez

Actualmente, Fibra Danhos maneja un portafolios de 18 activos, ubicados en la Ciudad de México, Estado de México y Puebla; que van desde centros comerciales, oficinas, hoteles y desarrollos de usos mixtos.

“No somos estos monstruos que tienen 3,000 inmuebles chiquitos; es decir, nuestra apuesta siempre es al tamaño, a la gran escala, tener inmuebles muy icónicos dentro de las ciudades donde estamos”, explicó el vicepresidente.

Además, tienen en desarrollo el proyecto Parque Tepeyac; el cual se tenía planeado concluir en octubre de 2021, pero por la pandemia, que atrasó las obras, se prevé su apertura para febrero o marzo de 2022.

En términos financieros, Salvador Kabbaz destacó que habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la pandemia. No obstante, mantiene una perspectiva positiva para el futuro.

“Todo se va a tener que transformar, a todo hay que entenderle, es muy pronto para entender hacia dónde vamos y cómo vamos. Tenemos tres meses de pandemia, pero yo creo que el éxito va a depender de la habilidad de cada uno de entender y tratar de adivinar hacia dónde vamos y cómo le vamos a hacer para seguir adelante”, afirmó.

 

Este texto fue publicado en la edición 74 / julio-agosto 2020 de Revista Inversión Inmobiliaria



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.