Search

Más urbanos que nunca

Más urbanos que nunca

NEL… Ni las oficinas y centros comerciales van a desaparecer, ni las ciudades vivirán un éxodo en que parte de su población regresará a la bucólica y nostálgica vida del campo.

No… No nos vamos a quedar encerrados en nuestras casas para siempre, porque nada más alejado de la naturaleza humana que eso.

No. El futuro no sera trabajar, estudiar y convivir a distancia y desde casa.

Los Humanos somos Seres Urbanos… Necesitamos el barrio… Salir a la calle… Caminar… Ver gente y convivir con ella…

No habrá pasos atrás en el proceso de urbanización que ha llevado a la gente del campo a la ciudad.

Ni el Covid-19 logrará revertir la tendencia de un modelo de agrupación que potencializa la esencia humana y permite multiplicar todo tipo de oportunidades para sus participantes, sean residentes, o usuarios temporales o en tránsito.

Las ciudades son esencia misma de nuestras sociedades y, si acaso, la pandemia permitirá acelerar muchos de los procesos que en conjunto habrán de modelar una nueva Agenda Urbana.

Las ciudades permitirán -o debieran permitir- fortalecer potentes redes de ciudades intermedias, dotándolas de todos los instrumentos de planeacion, regulación, captación de recursos y gestión, así como de los servicios e infraestructuras indispensables para modelar ciudades eficientes, justas, competitivas y sustentables.

Permitiran -o debieran permitir- remodelar las grandes zonas metropolitanas, con base en modelos de planeacion que las conduzcan a un futuro que genere lo nuevo, pero también regenere y consolide lo existente, dando espacio para reconocer errores y acelerar el proceso que permita enmendarlos.

El tema no será dejar de hacer ciudades o dejar de conducir su crecimiento… Sino hacerlo mejor…

Los ideales siguen siendo los mismos… La ciudad es espacio de oportunidades para la gente… Las ciudades deben hacerse pensando en la gente…

Y esto implica la adecuada densidad y verticalización, usos mixtos, estructuras compactas y debidamente dotadas de servicios básicos, espacios públicos y sistemas de transporte suficientes, modernos, complementarios y sustentables.

La respuesta sigue estando en las ciudades…

Por eso es importante apostar por ellas y que la apuesta implique hacer muy bien la chamba y sumar al proceso a gobiernos, sociedad e iniciativa privada. Todos juntos, en sintonía y con modelos que permitan unificar objetivos y reconocer y dar el cauce debido al papel que a cada parte corresponde.

Las emergencias ofrecen la oportunidad de la disrupción… De romper con modelos obsoletos pero difíciles de cambiar, para, con un fuerte golpe de timón, tomar un rumbo deseado, pero que las condiciones creadas habían dificultado seguir.

Hay que fortalecer la apuesta por las ciudades y entender que ello no trata de discursos, sino de planeación, regulación, inversión y alianzas con la iniciativa privada que hagan posible regenerar lo existente y construir todos los activos inmobiliarios que la ciudad necesita en su transformación.

No se pueden seguir tolerando ciudades sin políticas de vivienda claras y eficientes, que permitan atender debidamente las necesidades de todos sus habitantes.

No se puede hablar de ciudades dormitorio y al mismo tiempo no hacer nada para transformar las es5ructuras urbanas por la vía de la planeacion y la generación de los activos inmobiliarios encaminados a satisfacer las diferentes necesidades humanas.

¿Viviendas? Sí, claro… Pero que tengan cerca comercios, escuelas, lugares de trabajo y recreación.

Que tengan servicios e infraestructuras urbanas de calidad… espacios públicos hermosos, dignos y eficientes y sistemas de transporte que representen futuro y no pasado.

El mensaje para los gobiernos es simple: Hacer ciudades no es administrar el desastre sino provocar el desarrollo.

Retos enormes que tienen por delante los gobiernos, pero que todos debemos acompañar desde las trincheras de la sociedad, la iniciativa privada y, muy en especial, del sector inmobiliario.

Porque la verdad es muy simple…

No le hagamos al cuento… El Futuro será Urbano, o no será…

CENTRO URBANO Y EL HERALDO

Iniciamos una nueva sección en el programa de radio ‘El Referente Informativo’, que conduce Javier Solórzano.

Se llama Balance Inmobiliario y es la primera entrega de la alianza entre El Heraldo de México y Centro Urbano.

Nos escuchamos todos los martes a las 5:00pm, por Heraldo Radio, 98.5FM para la Ciudad de México y 100.3FM para Guadalajara.

CENTRO URBANO TV

Cerramos la Cuarta Temporada de la única serie de televisión que habla de estos temas en la televisión mexicana: Vivienda y Ciudad, un programa de Centro Urbano, que tengo el privilegio de conducir.

Pero en tanto regresamos para la Quinta Temporada, los invito a tirarse un maratón con todos los capítulos de las primeras cuatro temporadas y a conocer todos nuestros contenidos digitales en https://centrourbano.com o en https://www.youtube.com/channel/UCzUVKxogV-3-ZZ40plp5W8g , el canal de YouTube de Centro Urbano.



Horacio Urbano es arquitecto. Su experiencia profesional se ha desarrollado en los diferentes ámbitos que definen la industria de la vivienda. En 1999 inició un proyecto editorial dirigido a los sectores inmobiliario y construcción que a lo largo de los años se ha convertido en una poderosa plataforma multimedios y en una verdadera referencia para esta industria. Fundador, junto con la también arquitecta Roxana Fabris, de Grupo Centro Urbano, firma que impulsa y desarrolla una serie de esfuerzos de comunicación relacionados con estos sectores. Como parte de su trabajo en México y el extranjero, ha escrito o participado en una serie de libros especializados, es colaborador de diferentes medios impresos y electrónicos, es activo conferencista y bajo diferentes modelos colabora también con diversas empresas e instituciones públicas y privadas del sector.