Inicio / Actualidad / ¿Cómo será el regreso a la vida laboral tras la contingencia?

¿Cómo será el regreso a la vida laboral tras la contingencia?

Actualidad | Cobertura Covid-19 |

De acuerdo con Newmark Knight Frank, el retorno a las oficinas tras la contingencia deberá cumplir con ciertos parámetros que garanticen la salud de los empleados

Sergio Pérez Castilla, director de los Servicios Corporativos Globales en México de Newmark Knight Frank (NKF), aseguró que las interacciones entre los seres humanos en el periodo post contingencia tendrán implicaciones a corto y largo plazo; y deberán determinarse conforme se vayan dando las condiciones que garanticen la salud, tanto en hogar como en el trabajo.

“Esta situación es histórica, inédita, que ha tomado a muchos por sorpresa y que evoluciona con mucha rapidez; por lo que no hay una solución efectiva en este momento que permita sugerir cambios en la forma en la que se regresará a los edificios a trabajar. Será una tarea en la que el factor principal será preservar la salud y el bienestar de las personas. Las reglas de mediano y largo plazo del uso del espacio dependerán de las posibilidades de ‘interacción humana’; y serán definidas por el tiempo en que estén listas las vacunas y/o cura, y el nivel de inmunidad que el contagio genere”, dijo.

El especialista destacó que México tiene 30 días para planear, junto con los expertos en asesoría inmobiliaria corporativa, el regreso a las oficinas; el cual deberá seguir ciertos parámetros para la fase inicial, que estarán en constante cambio; conforme se den las condiciones finales de interacción humana tras la contingencia, que tardarán entre año y medio y dos.

Estos parámetros son:

  1. Seguridad en los espacios de trabajo en términos de salud.
  2. Aspectos legales: Deben estar cubiertos en términos de dar respuesta si se da un contagio en la planta laboral.
  3. Hacer turnos en los horarios de trabajo para tener aproximadamente un 25% de ocupación en los espacios laborales.
  4. Medidas físicas en el espacio; que van desde la sanitización con periodicidades y procesos, hasta uso de tapabocas.
  5. Establecer protocolos para los visitantes y proveedores.
  6. Contener cualquier riesgo sanitario para todos los que ocupan los edificios.
  7. Home Office: Quien pueda seguir laborando desde su casa, que continúe haciéndolo inicialmente.

En cuanto a la reconfiguración de los espacios de oficina, Pérez explicó que esto debe definirse respecto a la distancia física de los empleados, de por lo menos dos metros; y afirmó que las tendencias que se empiezan a vislumbrar para un plazo mayor son:

  1. Automatización– Se ha acelerado el proceso en registro, entradas y salidas de los inmuebles, etc. Así como la automatización de procesos.
  2. Uso eficiente de energía– Un edificio de oficinas debe tener la máxima densidad y el mejor ambiente para lograr, al menor costo posible, contar con la mayor atracción y retención de talento y la más alta productividad. Y para mantener un costo de operación bajo y eficiente, debe tener reducidos gastos en electricidad; cuyo mayor componente es la temperatura interior, por lo que el manejo de aire en el espacio de oficinas habrá de determinarse en el futuro para evitar cargas térmicas.
  3. Aire acondicionado o calefacción– Hasta que no se definan puntualmente las reglas de interacción humana, sobre todo en términos regulatorios, no podrá determinarse si el manejo del espacio de oficinas se va a poder solucionar con cambios de aire y sistemas de filtración o si se requerirá un rediseño que permita aire corriente en los edificios nuevos.

El directivo subrayó que México debe prepararse para la próxima contingencia e implementar herramientas que otorguen tiempos de reacción inmediata para poder integrar variables y ver impactos en el corto plazo; por lo que definir cómo serán las oficinas del futuro, es prematuro indicarlo.

“En términos de flexibilidad las empresas más sofisticadas contaban con estrategias de portafolios que les indicaba qué activos vender, en dónde consolidarse, hacia dónde crecer, implementaciones que eran largas y dolorosas y conllevaban años y que generaban beneficios para las empresas. Y hoy este tipo de reacción ya no es prudente porque se desconoce cómo se moverá el entorno; se necesitan herramientas de diagnóstico de portafolio inmediatas, como las que provee nuestra firma”, concluyó.

Tags

Fernanda Hernández

Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.