Search

Recuperar la confianza, primordial para las inversiones: Javier Barrios

De acuerdo con el vicepresidente de la ADI, mejorar la coordinación entre dependencias y dar certidumbre es la clave para agilizar al sector en la CDMX

El cambio de gobierno a nivel federal y local generó un impacto importante al sector inmobiliario, particularmente de la Ciudad de México, mismo que se vio reflejado en una menor inversión de proyectos nuevos y una dinámica baja en el mercado en cuanto a comercialización.

Javier Barrios, vicepresidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobilarios (ADI), explicó a Revista Inversión Inmobiliaria que, en particular, el freno que le metió el gobierno de la capital a la industria, en materia de regulación y permisos, ha afectado en varios niveles, desde el inversionista hasta el comprador final.

“Esto ha detonado una incertidumbre a la inversión, que ha tenido implicaciones muy graves en dos sentidos: en la inversión de activos inmobiliarios, es decir, desde las personas que están pensando comprar su casa van a posponer su decisión; y otra que la apatía del inversionista, del desarrollador inmobiliario, desafortunadamente ya se está permeando también al inversionista extranjero y a las Afores”, advirtió.

Ante esta lectura, el también director general de la desarrolladora Mira Companies señaló que más allá del tema regulatorio, la confianza de los inversionistas en el sector se ha convertido ahora en el principal reto para volver a arrancar los motores de la industria.

“Ahorita ya el tema son dos: uno, tramitológico, pero el más fundamental es la desconfianza del inversionista y del consumidor “, destacó.

PIB y empleos, afectados por el freno en CDMX

De acuerdo con el directivo, el freno a la actividad inmobiliaria de la capital se ve reflejado en una caída de 7.5% al PIB de la Ciudad de México, además de un fuerte impacto a la generación de empleos, seguridad y mejores condiciones de consumo.

“El PIB del sector inmobiliario es aproximadamente el 15%; el año pasado se estima que se fue a la mitad la actividad, sólo por la parálisis de la construcción, bajó 7.5%. Eso es gravísimo porque entras en una espiral descendente de la actividad económica”, explicó.

Ante este escenario, los desarrolladores de la capital también se enfrentan a otros problemas, como la coordinación entre las dependencias de gobierno, que regulan la actividad de la construcción, lo que al final se convierte en un obstáculo para agilizar nuevas obras.

De acuerdo con el director de Mira Companies, la compañía que anteriormente tardaba de 1 año a 18 meses en gestionar sus proyectos, hoy no puede tener certidumbre sobre este proceso.

“Nosotros tenemos un proyecto que llevamos dos años y medio en gestión, nos agarró el cambio de gobierno y ahora estamos en un entorno donde hay absoluta incertidumbre de cuándo van a salir”, dijo.

Regeneración urbana

Mira Companies se ha colocado en el sector como uno de los desarrolladores inmobiliarios de proyectos de usos mixtos en grandes ciudades en crecimiento como México, Monterrey y Cancún, convencidos de que la regeneración urbana es una manera de capitalizar la infraestructura existente en las ciudades.

Para ello, la mayoría de sus proyectos se ha enfocado al rescate de espacios públicos, mejorar la movilidad dentro de la retícula urbana, la seguridad de las calles con proyectos que interactúan con la vía pública y fomentan la peatonalidad.

“Eso es lo que hacemos, regeneración urbana en espacios subutilizados como fábricas, viejos centros comerciales o lotes baldíos, dentro de la retícula urbana; es nuestra manera de desarrollar y sentimos que es nuestra gran manera de contribuir a la ciudad”, explicó.

Sin embargo, en la capital el principal reto ha sido empatar sus proyectos de gran envergadura con el interés que tiene la actual administración en desarrollos pequeños, que crezcan orgánicamente.

“Eso no nos funciona a nosotros porque si no generas polos de desarrollo que sean un magneto de la inversión y del crecimiento de la actividad económica, no podemos llevarlos a cabo”, agregó.

Actualmente la compañía construye Neuchatel Polanco, en la Ciudad de México, dentro de lo que era el centro de distribución de la Cervecería Modelo, que contará con 1,370 unidades residenciales para venta y renta, un área comercial y de oficinas.

Mientras que, en Cabo San Lucas, en Puerto Cancún, Querétaro, Monterrey y el Estado de México, también cuenta con destacadas ubicaciones para sus proyectos.

Este texto se incluye en la edición 72 de Revista Inversión Inmobiliaria 

 



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.