Search

Busca México reducción del 50% en mortandad por accidentes viales

busca-mexico-reduccion-del-50-en-muertes-por-accidentes-viales

México se sumó a la iniciativa mundial de reducir los accidentes viales en al menos un 50% en Conferencia Mundial sobre Seguridad Vial

La directora de Vinculación Metropolitana de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Mariana Orozco Camacho, asistió a la Tercera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial en Estocolmo, Suecia celebrada los días 19 y 20 de febrero de este año.

Tras dos días de reuniones y conferencias, se concluyó el evento con la “Declaración de Estocolmo”, a la que México se adhirió y que pretende reducir los accidentes viales (muertes por choques y atropellamientos) en al menos un 50% entre el 2020 y el 2030.

La declaración de Estocolmo

El producto principal, obtenido tras la reunión de expertos en temas de urbanismo, movilidad e infraestructura carretera, es la “Declaración de Estocolmo”, misma que buscan, se apruebe en el pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en próximas reuniones con el objetivo de solicitar una nueva meta mundial (ODS2030) y vincular la seguridad vial con retos de sostenibilidad.

La Declaración consta de 18 puntos – compromiso más una petición a ONU para aceptar estos acuerdos. Aquí se mencionan los más destacables en temas urbanos y de construcción:

  • Abordar las conexiones entre la seguridad vial, la salud mental y física, el desarrollo, la educación, la equidad, la igualdad de género, las ciudades sostenibles, el medio ambiente y el cambio climático, así como los determinantes sociales de la seguridad y la interdependencia entre los diferentes ODS, recordando que los ODS y los objetivos son integrados e indivisibles;
  • Exhortar a los Estados Miembros a que ayuden a reducir las muertes por accidentes de tráfico en al menos un 50 %  entre  2020  y  2030,  de  conformidad  con  el  compromiso  del  Foro  Político  de  Alto  Nivel  sobre  Desarrollo  Sostenible de las Naciones Unidas de seguir actuando en relación con los objetivos de seguridad vial de los ODS, incluido el objetivo 3.6 después de 2020, y de establecer objetivos para reducir las muertes y lesiones graves, de conformidad  con  este  compromiso,  para  todos  los  grupos  de  usuarios  de  la  vía  pública  y  los  usuarios  de  la  vía  pública especialmente vulnerables, tales como los peatones, los ciclistas, los motociclistas y los usuarios de los medios de transporte público;
  • Asegurar el  compromiso  y  la  responsabilidad  política  al  más  alto  nivel,  y  establecer  estrategias  y  planes  de  acción  regionales,  nacionales  y  subnacionales  para  la  seguridad  vial,  así  como  las  contribuciones  de  diferentes  organismos gubernamentales y asociaciones multisectoriales para llevar a cabo la escala de esfuerzos necesaria a nivel regional, nacional y subnacional para alcanzar los objetivos de los ODS, y que estas estrategias y esfuerzos sean transparentes y públicos;
  • Incluir la seguridad vial y un enfoque de sistemas seguros como elemento integral del uso de la tierra, el diseño de las calles, la planificación del sistema de transporte y la gobernanza, especialmente para los usuarios vulnerables de las carreteras y en las zonas urbanas, mediante el fortalecimiento de la capacidad institucional con respecto a las leyes de seguridad vial y la aplicación de la ley, la seguridad de los vehículos, las mejoras de la infraestructura, el transporte público, la atención después de los accidentes y los datos;
  • Mantener el enfoque en la gestión de la velocidad, incluido el fortalecimiento de la aplicación de la ley para evitar el exceso de velocidad, y exigir una velocidad máxima de 30 km/h en zonas donde los usuarios vulnerables de la carretera y los vehículos se mezclan de forma frecuente y planificada, excepto cuando existan pruebas sólidas de que las velocidades más altas son seguras, señalando que los esfuerzos por reducir la velocidad tendrán un efecto beneficioso en la calidad del aire y el cambio climático, además de ser vitales para reducir el número de víctimas mortales y heridos por accidentes de tráfico;
  • Asegurar que  un  enfoque  integrado  de  seguridad  vial  y  unas  normas  mínimas  de  cumplimiento  en  materia  de  seguridad para todos los usuarios de la carretera sean un requisito clave para las inversiones y la mejora de las infraestructuras viales;

Mariana Orozco por su parte mencionó que mientras se declara un nuevo ODS, y se discute en la Asamblea de la ONU, se acordó que los países, y los funcionarios, según sus diversas escalas de responsabilidad y capacidad en la toma de decisiones,  trabajen en medidas y soluciones que salven vidas en las calles y autopistas.

“Los países participantes y los distintos sectores involucrados en la agenda, impulsarán medidas concretas y soluciones innovadoras para salvar vidas en las calles  y carreteras del mundo, bajo un enfoque sistémico que reconoce el “error humano” al circular y refuerza elementos que no habían sido reconocidos, tales como la reducción de velocidades, el cambio a modos sostenibles y el diseño de infraestructura vial segura; entre otros.”

Orozco Camacho también destacó que los datos “a vencer” con las metas del 50% son, 1.35 millones de muertes por accidentes viales de 2010 a 2020 en el mundo y 16,000 solo en México.