Search

Rentar no debe ser un dolor de cabeza

 Por Jaume Molet Pérez

  • Lamudi México pone a disposición una guía que ayuda a tomar medidas en el camino para encontrar el lugar ideal y todos los requerimientos que surjan a su paso.

Rentar una propiedad puede ser un proceso que robe toda nuestra energía y atención. Hay muchas razones por las cuales una persona decide apegarse a este esquema en lugar de buscar comprar una propiedad. Es posible que no cuente con el capital para cubrir el enganche, que sus ingresos sean variables, que la persona migre constantemente de ciudad o país, o bien, tenga un mal historial crediticio, lo cual sugeriría un foco de alerta también para el arrendador.

 

Anticipar gastos y variables

Sea cual sea el caso, es importante que los arrendatarios prospectos tengan conocimiento del proceso que se requiere para arrendar un inmueble. Existen algunos escenarios que se deben de tomar en cuenta para esclarecer la meta: el sueldo, hacerlo sólo o acompañado y los extras que surjan en el camino (explico a continuación).

Es recomendable separar máximo el 30% de tu salario por diversas razones: para no sangrar nuestras finanzas y para delimitar un fijo mensual. De esta manera puede una persona elegir pagar la renta de forma independiente o compartiendo con un roommate si no le alcanza; es importante saber que vivir acompañado de un amigo, conocido o desconocido implica evaluar muy bien las condiciones y ya en convivencia tener presente el periodo de adaptación.

También se deben considerar pagos adicionales recurrentes como los servicios: agua, electricidad, gas y mantenimiento, este último en algunas ocasiones ya viene incluido en la mensualidad. Aunque para algunos rentar ya es algo común, hay otros que por ser su primera vez omiten el paso de que cada año la renta sube, y valdría la pena agregar dicho concepto a la planeación de pagos.

 

Evita tropiezos

Existe una guía que ayuda a tomar medidas en el camino para encontrar el lugar ideal y todos los requerimientos que van a surgir a su paso. En Lamudi México la compartimos para que los interesados no se pierdan ningún paso.

Ya que se haya definido si va a ser una casa o departamento, en uso o nuevo, es pertinente hacer una visita de inspección y contestar las siguientes preguntas: ¿cuáles son las colonias más cercanas a mi trabajo?, ¿mi presupuesto empata con el precio ofertado en dichas colonias?, ¿cuáles son las principales vías de accesos y cómo está el tránsito a horas pico?, ¿existen líneas del Metro, Metrobús, sitios de taxis, paradas de autobuses cercanas?, ¿cuáles son los índices de seguridad de los alrededores? Asimismo, en específico, preguntarse acerca del inmueble: ¿necesita mejoras/arreglos?, ¿toda la documentación está al corriente?, además del número de cuartos y/o baños más estacionamientos.

En cuanto una persona haya elegido la propiedad, la preocupación inmediata es firmar el contrato de arrendamiento, pero antes se deben de poner todas las cartas sobre la mesa, al estipular los criterios y obligaciones de ambas partes, el monto final negociado, la fecha de entrega del inmueble, los datos del fiador y el depósito de garantía que protege tanto al arrendatario, en el sentido de que asegura el uso de suelo, como al arrendador, de que ya está en firme la negociación.

Jaume Molet Pérez

Director General para Lamudi México

Twitter: @MoletJaum

[email protected] 

Egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña, en donde obtuvo el título de Ingeniero Industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano.