Search

La arquitectura es testigo insobornable de la historia: Francisco Serrano

La arquitectura es testigo insobornable de la historia: Franciso Serano

El arquitecto recibió la Medalla Bellas Artes de Arquitectura por su aportación al legado artístico y cultural de México

Durante una ceremonia realizada ayer en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el arquitecto Francisco Serrano recibió la Medalla Bellas Artes de Arquitectura, en reconocmiento a sus 58 años de trayectoria, tiempo en el que ha contribuido a forjar el legado artístico y cultural de México.

En el evento, donde estuvo acompañado de familiares, colegas, clientes y amigos, el galardonado resaltó que hacer arquitectura es construir un espacio imaginado a través de formas que lo delimitan, en un proceso no siempre exento de sorpresas, teniendo como fin último sólo la obra, no quién dijo qué o quién dijo cómo.

Además, compartió que para él la arquitectura es testigo insobornable de la historia, que como decía Octavio Paz, trasciende a su tiempo y se vuelve testimonio de una época.

“La arquitectura da abrigo a las necesidades del hombre, físicas y espirituales, cuando acierta emociona y se convierte en arte. Es un maravilloso quehacer que me ha permitido ser y servir no sólo a mis clientes sino a mis amigos”.

De acuerdo con Francisco Serrano, la arquitectura es un arte que permite, acepta y solicita la colaboración con otras disciplinas y sus actores como ingenieros, sociólogos y antropólogos. “Sin su participación mucho de lo que se ha realizado no hubiera sido posible ni reconocible”.

Reconocido como uno de los principales exponentes de la arquitectura mexicana contemporánea, este profesional destacó que su carrera y experiencia ha sido afortunada, pues se le ha brindado la oportunidad de trabajar con grandes arquitectos de este país, como Teodoro González de León, con quien realizó un sinnúmero de proyectos durante más de 30 años.

Asimismo, el también Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de Bellas Artes 2003, apuntó que la obra pública debe ser arquitectura de gran calidad, que enorgullezca no sólo a los que la realizan y sus usuarios, sino al gran público que las convierte en símbolo.

“Nosotros los arquitectos debemos ser hombres en nuestro tiempo, actores de un mundo global, construyendo con los medios a nuestro alcance aquí y en otros países, reflejando la cultura de la que formamos parte, la cultura mexicana”.

 



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.