Search

La otra vía del Tren Interurbano

Jaume Molet

Por Jaume Molet Pérez.

Tren urbano puede detonar desarrollo habitacional en los municipios y delegaciones que lo comprenden.

  • 230 mil es el número de pasajeros que viajarán diariamente.
  • La Ciudad de México tendrá dos estaciones, mientras que el lado del Estado de México tendrá cuatro.

¿Qué ha sucedido con el desarrollo de las ciudades en México? Es una pregunta muy amplia, pero con una repercusión significativa, pues al responderla, sugerimos que hoy en día estamos pagando las consecuencias de expansión que fueron anticipadas a finales de los 80 y tal parece que durante estos años nadie se detuvo a considerarlas.

Lo cierto es que las ciudades de México y Toluca han crecido a tales magnitudes, que la devastación de una gran parte de áreas protegidas como la Sierra de las Cruces o el Parque Nacional Miguel Hidalgo, donde se encuentra el bosque del Desierto de los Leones, da origen a la densificación desmedida en ambos flancos, absorbiendo localidades como Lerma y la zona poniente de la capital del país.

Aunado a esto, la demanda de traslados entre ambas demarcaciones supera los 80 mil viajes persona/día desde 1984, y asciende a 68 mil viajes persona/día en tan sólo 10 km que representan el tramo de la nueva Autopista del Poniente, la cual implicó una inversión sobre los Nueve mil millones de pesos.

Podemos tomar lo antes mencionado como marco de referencia para entender la importancia y consecuencias que traerá la construcción del tren interurbano que conecta a Toluca con la Ciudad de México.

De acuerdo con el Análisis Costo-Beneficio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en conjunto con la Secretaría de Energía, los municipios y delegaciones que serán beneficiados por la construcción del tren son Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Cuajimalpa de Morelos, Ocoyoacac, Lerma, San Mateo Atenco, Metepec, Toluca y Zinacantepec, los cuales suman Dos millones 756 mil 979 habitantes.

Si bien se prevé disminuir el número de vehículos que transitan por la carretera México – Toluca, la cual registra 105 mil automóviles particulares diarios donde viajan 1.8 de personas por vehículo, es de igual forma ventajoso, en el sentido que se reducirán 27 mil 827 toneladas de CO­2 al año, lo que equivale al oxígeno de 225 hectáreas de bosque. Además, otro de los objetivos es reducir los tiempos de traslado entre demarcaciones, con una implicación positiva en la calidad de vida de los usuarios de este transporte.

Pero veamos lo que nos compete. En Lamudi.com.mx especulamos que, debido a este beneficio, habrá más personas que se quieran mover a los perímetros conurbados a las seis estaciones de embarque/desembarque (Observatorio, Santa Fe, Lerma, Tecnológico/Aeropuerto, Pino Suárez y Zinacantepec), significado de una mayor demanda de propiedades en los municipios y delegaciones antes mencionados y un crecimiento sustancial en el subsector de la vivienda.

El comercial e industrial serán favorecidos a la inversa, ya que podría ir a la baja el estadístico de incidencias por ausencia laboral o accidentes de los trabajadores. Incluso los habitantes de pueblos cercanos a las zonas de afluencia podrían ver oportunidades de crecimiento y de movilidad, que según información del sitio del Tren Interurbano, se generarían 17 mil 500 empleos directos y 35 mil indirectos.

En cuanto a movilidad, el portal indica que serán 13 mil vehículos menos los que transiten por la carretera, razón que facilitará el tránsito en la zona de Santa Fe por poner un ejemplo y se generará un ahorro de 50 minutos de tiempo de traslado. Lo preocupante es la tarifa, pues se prevé que por un recorrido completo de ida (Observatorio-Zinacantepec) se cubra una cuota de 80 pesos, lo que equivale al 90% de un salario mínimo (88.36 pesos).

Esto me invita a preguntar quiénes ocuparán este servicio y quiénes estarán dispuestos a dejar la comodidad de su automóvil para abordar el tren. Otra de las interrogantes es si este tipo de inversiones del gobierno son parte de una planeación urbana o son parches para cubrir necesidades no planteadas ni planeadas en el pasado.

 

@MoletJaume

[email protected]

Jaume Molet Pérez es egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña obteniendo el título de Ingeniero industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano. Actualmente Jaume es Director General para Lamudi México.