Search

Cuajimalpa presenta problemas para desarrollos habitacionales

En los últimos años, se han registrado 500 nuevas construcciones con costos superiores al millón de pesos

 

La delegación Cuajimalpa presenta graves problemas de topografía, pues la zona cuenta con áreas de valor ambiental, zonas de suelo de conservación ecológica que limita a 20% el territorio delegacional para la construcción y desarrollo de complejos habitacionales, informó Fernando Cruz Mercado, asesor del jefe delegacional de Cuajimalpa, Adrián Ruvalcaba.

 

Explicó que la Norma 26 no tiene nada de popular ni social para la vivienda, pues no ha solucionado los problemas habitacionales en la delegación, sino que, por el contrario, ha propiciado nuevas construcciones, lo cual no ha logrado favorecer a la población nativa de la zona.

 

En los últimos cinco años, precisó, se ha registrado la construcción de al menos 500 nuevas viviendas con costos superiores al millón de pesos, situación que ha atraído 2 mil nuevos habitantes a la delegación, lo cual ha complicado los problemas de desarrollo urbano y habitacional en la zona.

 

En este sentido, recomendó que para solucionar este problema y que la Norma de Ordenación 26 cumpla con su objetivo principal de incentivar la vivienda popular, social y sustentable, se deben establecer reglas muy precisas y modificar las características en beneficio de la población.

 

“La delegación Cuajimalpa se pronuncia en que la Norma 26, antes que nada, solucione la demanda de vivienda, de los asentamientos humanos en condiciones de riesgo, ubicados en la zona y que es la primera demanda que se tiene”, indicó.

 

Cruz Mercado agregó que mientras no se solucionen esos problemas, la delegación no va a avanzar, pues tan sólo en Cuajimalpa se tienen alrededor de 40 asentamientos en zonas de riesgo, en laderas de barranca, en gasoductos, en torres de alta tensión e, incluso, construcciones muy cercanas a los límites del Parque Nacional Desierto de los Leones, en áreas de valor ambiental.

 

“Es grave. También es gente que se ha asentado y ya tiene más de 20 o 25 años en el lugar; pero que necesitan una acción; no en contra del medio ambiente ni de estas zonas de reserva, lo que necesitamos es que la Norma 26 sirva para que esas familias puedan tener un opción de vivienda y ordenar el territorio”, detalló.

 

Por ello, mencionó que es importante que los nuevos desarrollos habitacionales no impliquen nuevos habitantes en Cuajimalpa pues la finalidad es apoyar a los sectores más vulnerables; pero cuidando que se siga reordenando y a bajo costo.

 

“Esta gente si está en esos sitios es porque no tiene dinero, no hay presupuesto para que pueda acceder a una vivienda ni siquiera de 700 mil pesos”, dijo.

 

Por último, propuso una certificación exclusiva para directores responsables de obra que estén comprometidos con la Norma, pues esto garantizaría una supervisión que garantice los lineamientos en el desarrollo de la misma.



Egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Boxeadora, tragona, cocinera y bailadora. Gusto de las máscaras tétricas, los cuervos, el cine de terror y la música. Escribo en mi blog, Me divierto con lo que hago. Reportera porque amo y twittera porque quiero.