Inicio / Inmobiliario / 2002-2012, una década que marcó el crecimiento acelerado de la CDMX

2002-2012, una década que marcó el crecimiento acelerado de la CDMX

Inmobiliario | Revista Inversión Inmobiliaria |

La segunda década de vida de ADI estuvo marcada por un trabajo potente, que derivó en cambios importantes e impactos positivos para el desarrollo económico y social de las ciudades 

Después de 10 años de vida, la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) obtuvo grandes logros en la promoción, información y relación de negocios en torno al desarrollo inmobiliario con asociaciones internacionales y nacionales. Debido a ello, en 2002 lanzó la primera edición de The Real State Show, que contó con la participación de funcionarios públicos, líderes empresariales y conferencistas internacionales.

De manera paralela, la unión entre la iniciativa privada y pública comenzó a fortalecerse. En ese sentido, se creó la fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México A.C; la fundación junto a otras empresas institucionales de grupo Carso implementaron acciones para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la zona.

Para reafirmar estas alianzas, el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, consolidó un ambiente de confianza, trabajo y apertura. Debido a ello, durante su periodo logró poner en marcha distintos proyectos industriales, hoteleros, comercios, oficinas, entre otros, en los que la ADI se encontró relacionada.

Dentro de estas obras, López Obrador decidió impulsar el rescate del Centro Histórico, y recuperó 37 manzanas en la zona. Paralelo a ello, en 2003, Reichman International logró la culminación de la Torre Mayor ubicada en el Paseo de la Reforma 505. Con 225 metros de altura y 55 pisos, se consolidó como ganador de los premios ADI, esta obra sería la primera de muchas por parte de los asociados que traerían vida años más tarde al corredor de Reforma.

Mientras tanto, las acciones por parte del gobierno capitalino y grupo Carso por revivir el Centro Histórico del entonces Distrito Federal, llevaron al reconocimiento del Ingeniero Carlos Slim Helú por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios.

Para 2005, Andrés Manuel López Obrador resaltó que en cuatro años de gobierno, las empresas inmobiliarias se habían consolidado como el sector más dinámico de la economía en la ciudad. Por su parte, el Presidente de la ADI en aquel momento, Adolfo Fastlicht Kurgan, reconoció que el gobierno de la ciudad consolidó una estrecha relación con la iniciativa privada. En ese sentido, mencionó que esta alianza benefició a la ciudad mediante el entendimiento del papel que correspondía al gobierno y la responsabilidad del sector.

Debido a ello, al cierre de año, se registró una inversión acumulada de 90,000 millones de pesos, considerada una cifra histórica en la capital. Sin embargo, para la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios este ciclo representaría un cambio, ya que Javier Barrios asumiría la Presidencia.

Dentro de sus planes se encontraba la expansión de ADI a ocho regiones del país y el aumento de las empresas asociadas. Asimismo, la Asociación asentó de manera ordenada su presencia en las regiones con la delegación de vicepresidentes.

Por otra parte, el Gobierno del Distrito Federal inauguró la primera línea del Metrobús, construido sobre la Avenida de los Insurgentes, que inició con una ruta de 19.5 kilómetros y 36 estaciones. Estas acciones de movilidad beneficiaron de forma contundente a la capital. Y, con ello, la zona de Insurgente se volvió foco para un sinnúmero de edificios y comercios desarrollados por parte de socios de la ADI.

Paralelamente, la iniciativa privada fomentó el desarrollo y crecimiento acelerado de la zona residencial y comercial de Santa Fe, símbolo del esfuerzo y la visión de los socios, que desde los inicios de construcción del centro comercial Santa Fe, ayudaron a darle forma a la zona.

En el contexto histórico de crecimiento en la ciudad, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador logró concretar 126,000 acciones de vivienda, cuya magnitud no se registró desde las acciones de recuperación posteriores al sismo del 85. A través de este reordenamiento, la gente de escasos recursos logró hacerse de una vivienda digna en el DF a precios accesibles.

Para junio de 2006 se promulgó la Ley de Vivienda, a través de la cual se reafirmó que ésta es derecho de los mexicanos y que se debe cubrir mediante acciones del sector público, privado y social. Ese año, la ADI había contribuido con el 80% del desarrollo inmobiliario en la CDMX y 53% a nivel nacional. Para entonces, en un periodo de 10 años, la asociación logró desarrollar más de 17 millones de metros cuadrados.

Debido a las numerosas aportaciones de la ADI, el gobierno capitalino decidió aplicar un programa de estímulos fiscales para los desarrolladores inmobiliarios, que eliminaría la corrupción de las áreas públicas.

“Estas medidas han permitido que en los últimos 5 años, el Distrito Federal tenga un desarrollo impresionante y llegue inversión privada por más de 97,330 millones de pesos”, afirmó Alejandro Encinas Rodríguez, Jefe de Gobierno de la CDMX en 2006.

Dichas acciones, en suma con los esfuerzos de la asociación, logró que las empresas afiliadas concretaran 20 millones de metros cuadrados en 2007. Estas construcciones sumarían un valor de 10,000 millones de dólares y se consolidarían como una de las principales fuentes de empleos directos e indirectos de México.

Debido a ello, la ADI logró certificar a las empresas afiliadas con el sello de la asociación, que promueve valores entre sus afiliados: honestidad y transparencia, el respeto a las personas sin distinción, la responsabilidad social y el impulso al desarrollo lícito y ordenado de México.

En ese sentido, Jorge Quinzaños Suárez, presidente de Grupo Invertierra destacó en aquel momento que la ADI acogió los programas del Gobierno Federal y con esta fórmula de trabajo (gobierno-iniciativa privada) “es como se logra concretar acuerdos y proyectos que redundan en beneficio directo para el país”.

En ese contexto, Grupo Danhos daría un paso que potencializaría la inversión en la ciudad, con el desarrollo ‘Reforma 222’. Debido a ello, la ADI otorgó su reconocimiento a la firma, ya que, esta edificación en conjunto a las acciones del gobierno anterior, ayudarían a fortalecer la vivienda, el comercio y las oficinas de la Zona Rosa de la ciudad.

A 17 años de su fundación, ADI logró afiliar 55 empresas que cubrían todas las áreas que conforman los bienes raíces. En ese sentido, la delegación Jalisco y Riviera Nayarit logró estar formada por 20 desarrolladores locales, nacionales e internacionales.

“La ADI no tiene facultades para repartir dinero ni patrimonio ni oportunidades de negocio, por el contrario, los asociados somos competidores, simplemente buscamos la unión de fuerzas para lograr los objetivos comunes que se tienen”, agregó Natalia González Obregón, coordinadora de la ADI Jalisco y Riviera Nayarit.

Paralelo a estas acciones, el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard llevó de la mano el programa de Mejoramiento Barrial. Éste benefició a los habitantes de zonas aledañas a sitios céntricos de la ciudad que requerían de modernización o mantenimiento en sus espacios habitacionales.

El programa utilizó recursos del predio generado en zonas de mayor ingreso, y se utilizaron para proyectos de mejoramiento como; centros culturales, teatros al aire libre, comedores comunitarios. Construcciones que se encontraron entre los dos y cuatro millones de pesos.

En 2011, el entonces presidente, Felipe Calderón Hinojosa, participó en la inauguración del Real Estate Show, donde informó que el principal reto del país en ese tiempo era lograr el desarrollo de obras de infraestructura que generen una mejor calidad de vida para la población e integrar adecuadamente al entorno urbano.

“Queremos que el sector cuente con incentivos económicos rentables para que las empresas puedan invertir”, destacó el mandatario.

Dos décadas de impulso al sector 

Es importante señalar que la ADI llegó a sus veinte años de vida con cifras importantes, entre ellas, más de 30 millones de metros cuadrados construidos y una inversión de 25,000 millones de dólares, cifra que sintetiza los esfuerzos para convertir ciudades en polos de desarrollo anclados en modernos parques industriales; que definieron el concepto de centros comerciales; que generaron hoteles que potencian la industria turística en México; además que ADI se convirtió en un motor que permitió detonar en aquellos años el mayor programa de vivienda en la historia del país.

Elias Fasja, el entonces presidente de la ADI, destacó que la asociación inició con 18 empresas y hacía 2012, destacó, el organismo ya contaba con más de 50 firmas afiliadas. Además, resaltó el compromiso y responsabilidad de los socios de la ADI por realizar desarrollos inmobiliarios que afiancen el grado de competitividad de las ciudades en México.

En la celebración del 20 aniversario de la ADI y los 10 años de Expo Desarrollo Inmobiliario, Felipe Calderón destacó que la asociación permitió potenciar el sector productivo nacional con la construcción de parques industriales, edificios corporativos, edificios inteligentes; además, puntualizó que en dos décadas se fortaleció al sector servicios con la edificación de centros comerciales, complejos turísticos y centros de negocios.

“Vean cómo han transformado lugares que eran páramos, zonas que eran inexploradas, en verdaderos emporios, pujantes, de desarrollo, de oportunidades y de belleza, de buen gusto y de gran eficiencia y comodidad. Los felicito por ello”, añadió Felipe Calderón.

Publicado en Revista Inversión Inmobiliaria, Núm. 85, año 14, Mayo-Junio 2022

Publicado en Revista Inversión Inmobiliaria, Núm. 85, año 14, Mayo-Junio 2022

Tags

Jackeline Valle

Becaria en Centro Urbano. Egresada de la Licenciatura en Comunicación y Cultura por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Interesada en cine y la cultura. Apasionada de los deportes electrónicos y el desarrollo de medios audiovisuales.


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.