Search

Emiten recomendaciones para mitigar impacto negativo del Tren Maya

Emiten recomendaciones para mitigar impacto negativo del Tren Maya

ONU-Habitat trabaja en acciones para revertir las tendencias actuales de crecimiento en el sureste que conllevan aspectos negativos; como el crecimiento espontáneo o no planificado

En el marco del proyecto del Tren Maya, ONU-Habitat ha realizado un análisis y proyección de indicadores en el Sureste de México, antes y después de la construcción del tren. Lo anterior con la finalidad de esbozar los posibles impactos del proyecto en la región.

De esta manera, además, es posible conocer los procesos de mejora en la planeación para el desarrollo integral de dicha región del país.

“A partir de 30 indicadores correspondientes a las dimensiones económica, turística, social, cultural, ambiental y urbano-territorial, el Sistema de evaluación exante, realizado por ONU-Habitat, compara las condiciones en el Sureste antes de la construcción del Tren Maya (línea base) con la situación tendencial en caso de no realizarse y los impactos probables tras la implementación del tren”, explica la agencia de las Naciones Unidas.

Asimismo, ONU-Habitat trabaja en el desarrollo de acciones para revertir las tendencias actuales de crecimiento en el Sureste que conllevan aspectos negativos; como el crecimiento espontáneo o no planificado de Cancún y Playa del Carmen, u otros de alto consumo territorial de zonas ambientales.

Además, desarrolla lineamientos, formula recomendaciones, prepara planes específicos y sustenta a los municipios en el desarrollo de planes municipales de desarrollo urbano y planes parciales en las áreas de impacto del tren. Así, las autoridades correspondientes tendrán herramientas para mitigar posibles impactos adversos; como son la recolección de residuos sólidos, el impulso al reciclaje y el tratamiento del agua.

Equipamientos de salud y educación

ONU-Habitat recomienda planear e incrementar el equipamiento en salud y educativo. Esto porque, con la llegada del Tren Maya, para 2030 en el Sureste de México se prevé un incremento de la población de 14.9 %, llegando a aproximadamente 17.3 millones de habitantes.

Por ello, el equipamiento en salud requerido para cubrir las necesidades de la población deberá aumentar en más de 8,000 establecimientos; mientras que el equipamiento educativo requerirá más de 4,200 unidades adicionales.

Gestión de recursos naturales

Para el año 2030, los turistas nacionales e internacionales que arribarán a la región sureste serán cerca de 34.3 millones, un 25.5 % más que en 2020. Lo cual exigirá asegurar una buena gestión de todos los recursos, y que no se rebase la capacidad de carga de los ecosistemas.

ONU-Habitat considera fundamental que se establezcan políticas de gobernanza de los recursos en las que participen los gobiernos locales y la población; además de que se realicen intervenciones puntuales para garantizar el aprovechamiento responsable del agua.

Recolección de residuos sólidos

ONU-Habitat estima que, de mantenerse los volúmenes actuales de recolección de residuos sólidos promedio al día, para 2030 se recogerán 0.321 kg per cápita menos de basura en los municipios donde habrá estación. Si se considera que en estos municipios la población será de 5.1 millones de habitantes, sin medidas de contención, se dejarían de recolectar alrededor de 1,650 toneladas diarias de residuos sólidos. Lo anterior podría ser aún más grave, puesto que se incrementarán las visitas de turistas a los municipios donde habrá estación.

La agencia recomienda desarrollar una estrategia integral de reciclado, junto con un esfuerzo coordinado entre los distintos niveles de gobierno y la sociedad; a fin de impulsar la construcción de plantas de tratamiento de residuos y promover acciones de consumo responsable por parte de la población.

Vivienda adecuada

Para asegurar el desarrollo sostenible de las ciudades, es necesario contar con planes de ordenamiento territorial que establezcan las zonas que se urbanizarán y minimicen los posibles impactos que podrían suponer un daño a los ecosistemas locales y la expansión descontrolada de las ciudades.

Además, para garantizar el derecho a la vivienda será fundamental que todas las personas que actualmente residen en la región, y todas aquellas que migrarán a ella, puedan acceder a una vivienda adecuada. La cual cumpla con todas las características marcadas por este derecho, que atiendan las particularidades de cada zona y costumbres culturales, además de brindar a sus habitantes un entorno seguro en el que se puedan desarrollar.

Valorizar la cultura local

El organismo señala que el Tren Maya es una oportunidad para fortalecer la enseñanza de lenguas indígenas; mediante acciones para asegurar la protección de los derechos y tradiciones de los pueblos indígenas.

El análisis realizado estima que, mientras en 2010, de cada 100 habitantes 21 hablaban alguna lengua indígena, para 2030, con la implementación del tren, se espera que sean 16 de cada 100 habitantes; es decir, 5 puntos porcentuales menos. Esto se debe a que la migración de personas no hablantes de lenguas indígenas aumentará.



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.