Search

Espacios industriales crecieron pese a incertidumbre

Espacios industriales crecieron pese a incertidumbre

El Bajío tiene inventario superior a los 11 millones de metros cuadrados, al incorporar 44 naves

Yadira Torres, directora de Investigación de Mercados de CBRE México, informó que el sector industrial en el país cerró 2017 con una absorción bruta de 4.1 millones de metros cuadrados (m²), cifra que es 3% más baja que en 2016; sin embargo, es positiva si se considera el clima de incertidumbre con la que inició el año pasado.

De las 13 regiones que monitorea CBRE en México, la Ciudad de México, Guanajuato, Monterrey y Querétaro lideraron el mercado.

La demanda neta, sin incluir pre-arrendamientos ni renovaciones, alcanzó en la Ciudad de México, 843,000 m²; en Guanajuato, 717,000 m²; en Monterrey, 592,000 m² y en Querétaro, 580,000 metros cuadrados.

Mientras que en tasas de vacancia, el promedio fue de 4.9%, donde ningún mercado reporta niveles superiores a 7.2%, el más alto fue Querétaro, con 7.1%; seguido de Reynosa, con 6.8 por ciento.
El análisis destaca que alrededor de 80% de la demanda en los espacios industriales correspondió a los sectores de manufactura, automotriz y logística.

En cuanto al mercado de la Ciudad de México, durante 2017 se agregaron 650,000 m², hecho que indica un mercado que crece por el consumo interno que impulsa al sector de la logística y distribución.

“La capital del país lidera la actividad en construcción nacional con casi 600,000 m², donde muchos de los edificios que se encuentran en construcción superan los 30,000 m², adecuándose así a las necesidades de las empresas que requieren cada vez más de centros de distribución, con lo que el comercio electrónico impulsa el futuro del mercado industrial en la ciudad”, dijo Torres.

Dinamismo por región

En la zona del Bajío el inventario superó los 11 millones de m², al incorporar casi 600,000 m² en 44 naves. Durante 2017, se registró una absorción neta de 1.8 millones de m², impulsada por los BTS que se habían contratado en los últimos 2 años y que empezaron a integrarse al inventario.

La absorción o demanda bruta con pre arrendamientos en la CDMX registró 843,000 m², mientras que el mercado de Toluca llegó a los 113,000 m². Las empresas dedicadas a la distribución y logística explican 85% de la demanda de la Ciudad de México durante el año.

“En el norte del país, en Ciudad Juárez, la tasa de vacancia terminó el año pasado con 5.2%, cifra superior al 4.6% de hace un año. Esto se debe principalmente a los nuevos proyectos spec en la ciudad y que han registrado muy buenos niveles de absorción. La demanda neta sumó 85,000 m² en 2017 y el submercado del sureste aportó 95% del total para espacios Clase A”.

En Guadalajara la absorción bruta fue de 178,000 m², cifra histórica para este mercado. La industria electrónica y los servicios están a la cabeza en la demanda de espacios.

“En el caso del noreste, la incertidumbre por el TLCAN tuvo su mayor impacto en Monterrey que registró una caída de 15% en la comercialización de espacios. Mientras que Saltillo y Reynosa tuvieron muy buenos niveles de actividad, muy similares al 2016”, agregó.

Mientras que en Puebla, el inventario tiene poco más de 1.4 millones de m², con la incorporación de tres nuevas naves. Al cierre de 2017 la demanda alcanzó casi 100,000 metros cuadrados.

En Tijuana, la comercialización al cierre de año alcanzó 75,000 m² y la tasa de vacancia permanece baja con 3.2%, debido a la poca actividad en construcción derivada de la escasez de tierra para desarrollar.

“CBRE México, destaca en su reporte anual del mercado industrial, que la actividad de construcción en los 13 mercados cerró 2017 en un nivel 3% inferior al cierre de 2016, con 2.1 millones de m². Los mercados líderes por su actividad en construcción fueron la Ciudad de México, con 578,000 m²; Monterrey, con 343,000 m²; Saltillo, con 252,000 m² y Querétaro, con 230,000 metros cuadrados”, concluyó Torres.



Egresado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la carrera en Comunicación, con especialidad en medios escritos. Reportero del desaparecido periódico Nuestro México, en donde cubrió las fuentes delegacionales y Asamblea Legislativa. También trabajó en la Coordinación de Comunicación Social en la delegación Álvaro Obregón. Le gusta leer novelas y cuentos.