Search

Desarrollo inmobiliario debe ajustarse a los millenials

Desarrollo inmobiliario debe ajustarse a los millenials

Los jóvenes prefieren vivir en las ciudades y valoran más el espacio público

Debido a que actualmente hay más millenials mayores de edad que la generación X o los Baby Boomers, el sector inmobiliario debe entender sus necesidades y darles respuesta, ya que son una generación que está académicamente más preparada, prefiere las ciudades para vivir y son más críticos, coincidieron las empresas GAYA, Grupo 4S y Expansive.

Durante el seminario ‘Millenials y el futuro del Real Estate’, se abordaron diversos temas que han despertado diversas interrogantes entre los desarrolladores inmobiliarios, arquitectos, diseñadores y constructoras.

“Esta generación es la que creció con el firme deseo de buscar mejores oportunidades académicas, laborales y de estilo de vida, también amenaza con cambiar el modo de vida tradicional. Son volátiles, más críticos, exigentes, muy emprendedores y con gran capacidad creativa; además de ser exploradores y curiosos”, dijo Alberto Laris, director Comercial de GAYA.

Además, los jóvenes se sorprenden poco, ya que procesan más contenido que las generaciones previas. Viajan más y valoran las experiencias más allá de las posesiones físicas. Bajo esa misma dinámica, tienen un deseo por explorar, sorprenderse y disfrutar de los momentos de la vida, agregó.

Otra de las tendencias que se han visto, es que tienen mayor gusto por las ciudades y valoran más el espacio público.

“Responder a las expectativas de estos jóvenes, representa un importante reto para el sector inmobiliario en su totalidad. De ahí nuestro interés por entender a esta audiencia y encontrar nuevas formas de diseñar, construir y comercializar vivienda y lugares de trabajo”, explicó.

Carlos Muñoz, director de Grupo 4S, dio a conocer las tendencias disruptivas de los millenials, como son la aceleración tecnológica, la nueva demografía, los cambios en la ingeniería económica global, el surgimiento de nuevas organizaciones exponenciales y los nuevos medios de comunicación.

“Otra característica es que no encuentra ningún sentido en el crecimiento acelerado y agresivo de las ciudades, por lo que el negocio de la construcción tenderá a convertirse en una labor más de mantenimiento y remodelación de los espacios ya existentes. Se llegará a un punto de inflexión demográfico en el que la velocidad de construcción se reducirá a un mínimo, el desarrollo inmobiliario disminuirá dramáticamente su papel protagónico en la economía”, añadió Muñoz.

Debido a esto, la construcción deberá tomar en cuenta, a mediano plazo, proyectos de uso multifuncional con espacios donde puedan realizarse eventos como conciertos, muestras gastronómicas, debates, conferencias, entre otros.

Con respecto a la comercialización de proyectos inmobiliarios, se destacó la importancia del e-commerce como la herramienta utilizada para realizar la venta de viviendas 100% en línea. Esto obligará a los desarrolladores e inmobiliarias a crear una experiencia virtual de alta calidad de contenido.

Finalmente, en el ámbito de esparcimiento, los especialistas explicaron que los centros comerciales tendrán que ser impulsados por su contenido en las redes sociales. Los espacios públicos estarán relacionados con iniciativas que servirán para fortalecer las conexiones sociales y a integrar la tecnología a la vida cotidiana.

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2014, se estima que en México hay poco más de 30 millones de personas que conforman la generación de los millenials, jóvenes nacidos entre 1980 y el 2000.



Egresado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la carrera en Comunicación, con especialidad en medios escritos. Reportero del desaparecido periódico Nuestro México, en donde cubrió las fuentes delegacionales y Asamblea Legislativa. También trabajó en la Coordinación de Comunicación Social en la delegación Álvaro Obregón. Le gusta leer novelas y cuentos.