Search

Publicitación vecinal, oportunidad para crear alianzas transparentes entre desarrolladores y vecinos

Por Louise David.

El nuevo procedimiento de publicitación vecinal genera hoy muchas dudas en la Ciudad de México. Presentada como una “herramienta preventiva de conflictos”, se desconoce todavía cómo se va a implementar. Nos encontramos frente a una encrucijada: o la publicitación vecinal agudiza las tensiones a través de la multiplicación de amparos por parte de los desarrolladores y de manifestaciones de inconformidad por parte de los vecinos; o este mecanismo se vuelve el primer paso para la creación de procesos participativos constructivos y transparentes entre desarrolladores inmobiliarios y vecinos.

¿Cómo se podría construir este segundo camino? Con dos elementos: con un marco normativo claro y preciso, y con la implementación por el gobierno y por los desarrolladores inmobiliarios de las técnicas y metodologías participativas comprobadas en el mundo, para establecer diálogos constructivos con los vecinos.

Hoy, en cuanto al marco normativo, la incertidumbre está en que no se definen quienes son los vecinos que podrán solicitar una manifestación de inconformidad. Sólo se alude a los vecinos “con un interés legítimo”. No se precisa bajo cuales criterios la delegación podrá considerar o no legitimo un interés vecinal, ni cómo se aplicarán estos criterios de manera transparente. De la misma manera, no se sabe cómo se juzgará si un desarrollo afecta al “modo de vida” de un vecino. Para generar confianza, falta precisar cómo estas evaluaciones se realizarán de manera transparente.

Los desarrolladores inmobiliarios tienen que buscar en los vecinos a sus aliados para construir juntos la transparencia. Hoy en día, pareciera que estos dos actores son enemigos, cuando, al fin de cuentas, hay que reconocer que la desconfianza que se tienen, a menudo es generada por la falta de transparencia de sus respectivas relaciones con las autoridades públicas y con los partidos políticos. La transparencia es la condición sine qua non, para que se vuelva a generar confianza entre los diferentes sectores que hacen la ciudad. Y los procesos participativos son los que pueden ayudar a generar más transparencia.

En la Alianza por la Regeneración Urbana (ARU), creemos que los desarrolladores inmobiliarios tienen en sus manos la oportunidad de iniciar diálogos constructivos con los vecinos y así, garantizar la transparencia de sus relaciones con las autoridades públicas. La publicitación vecinal es entonces la oportunidad de apostar a esta producción colectiva de la transparencia entre desarrolladores y vecinos.

Para ello, los desarrolladores inmobiliarios tienen que aprender a acercarse a las comunidades urbanas en las cuales se insertan. Existen muchas técnicas que se pueden implementar para invitar a los vecinos a conocer los proyectos y recibir sus solicitudes y preocupaciones.

Lo importante es volver a identificar los intereses que tienen en común los desarrolladores y los vecinos: el desarrollo de un edificio, si está bien hecho, puede implicar beneficios para los vecinos como nuevos servicios o un incremento del valor de su propiedad; del otro lado, ser receptivo a las preocupaciones de los vecinos puede ayudar al desarrollador a mejorar el diseño de su proyecto y a cuidar el entorno urbano en el cual se inserta, y del cual depende el éxito de su proyecto.

Los procesos participativos, cuando están implementados de manera profesional, son herramientas para identificar los puntos de acuerdo y generar alianzas constructivas. Es la base de lo que llamamos en la ARU, la Regeneración Urbana con Participación Social: las colonias de nuestras ciudades se van a desarrollar de manera sustentable sólo gracias a la acción corresponsable de todos los actores involucrados. En siguientes artículos, se presentarán casos concretos y técnicas que se han implementado en México y en el mundo para organizar procesos participativos que generan confianza entre los actores de la ciudad.

Louise David, Doctora en Urbanismo de la Université Paris Est. Es coordinadora general de la Alianza para la Regeneración Urbana (ARU) cuya misión es vincular los sectores académico, social, privado y gubernamental para diseñar e implementar soluciones colaborativas para regenerar colonias deterioradas y abandonadas en todo México. Louise es también profesora de sociología urbana en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México desde 2013. Como consultora, realizó investigaciones y estudios para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el INFONAVIT, el IMCO, la AFD, el IRD, etc. Sus principales temas de especialidad son las estrategias de instrumentación, participación y financiamiento de proyectos de regeneración urbana.

Web: www.arumx.org
Facebook: @aruorg
Twitter: @aruorg