Inicio / Arquitectura / Recinto arquitectónico de México celebra 80 años

Recinto arquitectónico de México celebra 80 años

Arquitectura |

El palacio de Bellas Artes estrena iluminación arquitectónica permanente para lo cual fueron utilizados más de 100 proyectores LED de ópticas especializadas

Para celebrar sus 80 años, el Palacio de Bellas Artes ofrecerá diversas actividades hasta el mes de diciembre de este año, con presentaciones artísticas y culturales de primer nivel.

Al respecto, Sergio Ramírez Cárdenas, subdirector general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), señala que el Palacio de Bellas Artes abre sus puertas todos los días para que la gente asista y se dé la oportunidad de ser parte de tan emblemático recinto y al mismo tiempo lo disfrute ya que, dijo, simplemente entrar al palacio y admirar su arquitectura es ya toda una experiencia.

Además, como parte de los festejos, el Palacio de Bellas Artes cuenta con nueva iluminación exterior, basado en la composición artística del recinto, edificio de estilo ecléctico que incorpora conjuntos escultóricos cargados de simbolismo.

El diseño, puesto en marcha la noche del jueves, fue desarrollado con estricto apego a las normas de conservación del monumento artístico y mantiene la integridad de los elementos arquitectónicos del inmueble cultural.

La iluminación del Palacio de Bellas Artes permite crear escenarios lumínicos diversos de acuerdo a las diferentes actividades del espacio, lo que significa que cada escena contribuye a destacar su belleza arquitectónica, poner en valor sus componentes artísticos y asegurar su conservación.

Para esto, fueron utilizados más de 100 proyectores LED de ópticas especializadas, más de un kilómetro de cableado y fibra óptica y un cerebro electrónico para su programación y operación.

Cabe recordar que la historia de la construcción del nuevo Teatro Nacional, llamado después Palacio de Bellas Artes, es compleja y tiene una dinámica singular dividida en dos épocas importantes de la historia de nuestro país: el régimen de Porfirio Díaz y la Revolución Mexicana.

La construcción inició en el año de 1904 y el proyecto estuvo a cargo del arquitecto italiano Adamo Boari, quien diseñó un edificio ecléctico mezclando los estilos Art nouveau y Art decó. En su construcción se emplearon mármol blanco de Carrara en la fachada y mármoles de diversos tonos en el interior.

Pero por diversos problemas en los siguientes años, los trabajos fueron demorando y fue hasta 1930, que el arquitecto Federico E. Mariscal fue el encargado de la conclusión del Teatro Nacional.

Sin embargo, no es sino hasta 1932, que la obra fue revitalizada con las instrucciones precisas de concebir un edificio, una institución nacional de carácter artístico, que albergara varios museos, de ahí que por primera vez en 30 años se cambiara el nombre del edificio, de Teatro Nacional al de Palacio de Bellas Artes.

Finalmente el Palacio de Bellas Artes fue concluido por el arquitecto Mariscal e inaugurado el 29 de septiembre de 1934 y desde entonces ha sufrido varias remodelaciones.

La altura del edificio es de 53 metros y cuenta con 4 pisos y un estacionamiento subterráneo. Además de la sala principal, hay otros espacios, como la Sala Manuel M. Ponce, la Sala Adamo Boari, una cafetería, una librería y salas de exposiciones tanto temporales como permanentes.

Tags

Dinorah Nava

Editora de Contenidos y Estrategias Digitales en Centro Urbano, así como Coeditora en Periódico Mi Casa. Soy egresada de la licenciatura en Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón (UNAM). Amo la edición y corrección de estilo, las redes sociales y el mundo digital. Mis temas son arquitectura, inmobiliario y urbanismo.


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.