Search

Vivienda, primera línea de defensa contra Covid-19: ONU

Vivienda, primera línea de defensa conta Covid-19: ONU

Se estima que alrededor de 1,800 millones de personas en el mundo carecen de una vivienda adecuada; lo cual incluye a las personas que viven en barrios marginales

Leilani Farha, relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), apuntó que la vivienda es un derecho humano fundamental; y es central en la batalla contra el virus Covid-19.

Sin embargo, sin una vivienda adecuada, resulta imposible seguir las medidas preventivas de salud pública; como la cuarentena, el distanciamiento social y las buenas prácticas de higiene. Por ello, la vivienda se ha convertido en la primera línea de defensa contra el coronavirus; “la vivienda nunca había sido tanto, como en este momento, una condición de vida o muerte”.

Se estima que alrededor de 1,800 millones de personas, o más del 20% de la población mundial, carecen de una vivienda adecuada. Esto incluye a las personas que viven en las calles o en viviendas inseguras o superpobladas en asentamientos informales o barrios marginales.

La ausencia de servicios básicos, el estrés y las condiciones de vida poco saludables también contribuyen a una precaria salud. Las personas sin hogar, por ejemplo, a menudo experimentan problemas respiratorios graves; los cuales podrían ser agravados por el Covid-19.

Por otro lado, las medidas de control del virus en las ciudades y áreas urbanas, aunado a la falta de acceso a espacios exteriores, pueden tener un efecto perjudicial en la salud mental y física de los residentes.

Además. el ambiente estresante de la estadía en el hogar, especialmente en viviendas pequeñas y abarrotadas en asentamientos informales, la interrupción de las redes sociales y de protección y la disminución del acceso a los servicios pueden agravar el riesgo de violencia para mujeres y niños.

La rápida propagación del Covid-19 agudiza la crisis de vivienda que ya existía en el mundo y afecta a miles de millones de personas. Por ello, ONU-Hábitat señala que las acciones inmediatas a corto plazo deben centrarse en frenar la expansión de la pandemia; mientras que las intervenciones a largo plazo deben incluir una revisión de los enfoques actuales de la gobernanza de la vivienda y la tierra.

“Las decisiones y medidas tomadas ahora podrían moldear significativamente el éxito o el fracaso de la recuperación futura posterior al desastre”, indica.



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.