Search

Paro 9 de Marzo

Las víctimas por homicidio registradas representan el 56.7% hombres, 31.7% mujeres y 11.6% no identificados. Siendo esto, un problema general, no de género. 

Me encontraba en un salón de clases a las 7 de la mañana, hacía frío y tenía un café en la mano, cuando mi profesora -mujer, millenial, comunicóloga política- entró y preguntó a cada alumna que se encontraba en el lugar “¿Nos están matando?” a lo que todas respondían “No sé”, al tener miedo de qué contestación esperaba ella. Finalmente llegó conmigo y preguntó una vez más “Fernanda, ¿nos están matando?”, yo respondí “No”. Sonrió. 

El problema de feminicidios en México siempre ha existido, pero en los últimos años las manifestaciones van en aumento. Debido a esto en las semanas anteriores se hizo un llamado a un paro nacional no solamente laboral, sino absoluto de presencia femenina en las calles convocado inicialmente por el movimiento Brujas del mar, colectivo feminista en Veracruz, al ser el estado con mayor índice de feminicios durante el 2019.

¿Cuál es la premisa de este movimiento? La falta de respuesta de las autoridades ante las víctimas, resultado de la violencia en contra de las mujeres. Y una segunda premisa es #UnDiaSinNosotras ¿Qué pasaría un día sin mujeres? ¿Afectaría la política? ¿La economía? ¿La sociedad? 

Mi postura respecto a este movimiento, si tuviera que ser radical, es en contra por las premisas que lo sostienen. No pienso que sea una lucha de mujeres contra hombres, ya que es lo que se intenta probar ¿qué harías tu hombre, sin mí? Poniendo un estereotipo como argumento, en el cual las mujeres son las dueñas de un hogar y jefas, donde el hombre es innecesario. 

De acuerdo con un informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), señala que las víctimas de homicidio tanto doloso como culposo, en su mayoría son hombres con un 56.7%, mujeres con un 31.7% y 11.6% no identificado. Acorde con estas cifras, no me parece que debería ser una lucha de mujeres contra hombres, ni tampoco, una lucha en contra de la violencia femenina, sino en contra de la violencia entre seres humanos.

Además, pienso que el problema que se persigue no debería ser remover los cargos directivos o la eliminación de hombres en el poder, sino un cambio de ley, ya que en cada Estado de la República tienen diferentes clasificaciones de lo que es un feminicidio, es por eso que resulta tan difícil que pase como un delito de esa clasificación, pues el concepto de raíz es incorrecto. Suena tan ambiguo matar alguien simplemente porque es mujer – definición de feminicidio-, es la razón del porqué hay una falta de respuesta de las autoridades en las demandas de violencia contra mujeres.  

La lucha es por igual, no es una pelea de un sexo débil y un sexo fuerte, es de valores, de cultura, de un México que no se detenga, sino que siga en movimiento hasta hacer ruido. Por eso yo no paro el 9 de Marzo, porque nada que tenga futuro se queda quieto. 

Finalmente mi respuesta fue “No, no nos están matando a nosotras”, en mi mente estaba “Nos matan a todos”, mi postura no está en detener una injusticia general dejando de trabajar, sino en trabajar más, y participar en movimientos que tengan una exigencia coherente y equitativa.

 

Nota:
El contenido de este artículo es responsabilidad del autor, por lo que las opiniones mostradas no representan necesariamente la visión del medio.