Search

Propone ARU metodología RUPS para rescatar vivienda abandonada

Propone ARU metodología RUPS para rescatar vivienda abandonada

ARU destacó que a través programas de regeneración urbana con participación social, para recuperar vivienda abandonada, se beneficiarían hasta 1.7 millones de familias

De acuerdo con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), actualmente existen alrededor de 650,000 viviendas en condición de abandono en el país; las cuales presentan diferentes grados de deterioro y situaciones jurídicas.

Cerca de 400,000 de esas viviendas cuentan con limitantes jurídicos que impiden su regeneración. Sin embargo, el resto serán recuperadas a través del Programa de Regeneración de Vivienda Abandonada; mismo que pertenece al Instituto y a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

“Si el Infonavit plantea recuperar 171,000 viviendas abandonadas en los próximos 5 años, una metodología de Regeneración Urbana con Participación Social (RUPS) permitiría beneficios para más de 1 millón y medio de familias. Y esto sólo al recuperar 26.3% de la vivienda en esta condición en el país; ya que todas las viviendas abandonadas no son del Infonavit”, destacó la directora general de la Alianza para la Regeneración Urbana (ARU), Louise David.

La ARU señaló que, con la implementación de programas de Regeneración Urbana que gestionen acciones físicas, sociales, económicas y ambientales con la participación social en fraccionamientos con problemas de abandono; se podría beneficiar hasta a 1.7 millones de familias.

Además, al recuperar vivienda abandonada, miles de familias estarían en posibilidad de percibir un efecto positivo en cuanto al valor patrimonial de sus viviendas; el cual se estima, en promedio al año, en 11,387 millones 700,000 pesos en su conjunto.

La directora de la ARU consideró prioritario atender el abandono de vivienda para regresar a millones de familias el valor de su patrimonio; el cual se deteriora aproximadamente de 6% a 9% cada año en su valor de mercado.

“Según el Índice de Precios de la Vivienda en México, que elabora la Sociedad Hipotecaria Federal, el precio medio de la vivienda social-económica fue de 445,000 pesos; por lo que propietarios de este tipo de vivienda que habitan en fraccionamientos con problemas de abandono perderían alrededor de 30,000 pesos anuales”, destacó David.

En este sentido, a partir de la experiencia de la ARU en la regeneración de polígonos en ciudades del norte con una metodología RUPS; Louise David mencionó que un programa exitoso de este tipo deberá considerar al menos tres componentes:

  1. Definir el polígono a intervenir y realizar el diagnóstico de este territorio. Los polígonos deben incluir tanto a territorios que necesitan mejoramiento como a terrenos que puedan interesar a inversionistas inmobiliarios; para que éstos participen en el financiamiento de la regeneración urbana.
  2. Capacitar, acompañar y monitorear a los operadores locales del programa de regeneración urbana. Estos operadores deben ser 1) las empresas inmobiliarias; y 2) organizaciones de la sociedad civil.
  3. Desarrollar un eje de comunicación estratégico; para que los actores de la ciudad entiendan el reto, su responsabilidad y la aportación que pueden hacer para mejorar los barrios deteriorados.


Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.