Search

Se cumplen 107 años de la muerte de José Guadalupe Posada

Se cumplen 107 años de la muerte de José Guadalupe Posada

La obra más conocida de José Guadalupe Posada es ‘Calavera Garbancera’, mejor conocida como ‘La Catrina’, un referente de la cultura mexicana en el mundo

El 20 de enero de 1913 falleció el grabador e impresor mexicano José Guadalupe Posada, reconocido por sus litografías con escenas de muerte, estampas populares y caricaturas sociales; inspiradas en la sociedad mexicana del siglo antepasado.

El artista, nacido el 2 de febrero de 1852 en Aguascalientes, mostró su talento para el dibujo desde muy pequeño, y decidido dedicar su vida a la ilustración; por ello, a los 16 años, entró como aprendiz al taller de litografía de Trinidad Pedroza, su maestro y principal colaborador durante casi 20 años.

En 1871, a la edad de 19 años, Posada publicó sus primeras caricaturas de corte periodístico y de presa gráfica, en el marco del seminario El Jicote. A través de ellas, el joven artista se burlaba de las injusticias cometidas por los caciques locales; en especial del gobernador Jesús Gómez Portugal, quien no tomó de la mejor manera.

Por esta razón Posada y Pedroza decidieron llevar su taller a la ciudad de León, Guanajuato, donde se dedicaron al grabado comercial, y dejaron de lado la sátira política; al tiempo que consiguió una plaza de maestro de litografía en la escuela preparatoria de dicha ciudad.

Finalmente, en 1988, una tromba provocó una inundación que destruyó de más de 2,000 inmuebles, entre ellos el taller de Posada y Pedroza; tras la pérdida, los artistas decidieron emigrar a la Ciudad de México.

En la capital inició el periodo más fructífero en la carrera de José Guadalupe Posada; ya que realizó numerosas imágenes para los periódicos La Patria Ilustrada, Revista de México, El Ahuizote, Nuevo Siglo, Gil Blas y El hijo del Ahuizote; así como revistas de gran circulación como El padre Cobos o Los calendarios de doña Caralampia Mondongo, que pertenecían a Irineo Paz, abuelo del poeta ganador del Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz.

Dichas publicaciones llegaban a gente de toda clase social, con lo que empezó a ganar prestigio como artista. Esto le permitió abrir un par de talleres más, y experimentar con nuevas técnicas, como el grabado en zinc y en plomo.

En esa época, Posada volvió a las ilustraciones políticas en la popular Gaceta Callejera y en hojas sueltas, donde retrataba la situación del México de esos días, cuando las revueltas sociales y los escándalos políticos estaban a la orden del día por el estallido de la Revolución Mexicana.

“Los temas de José Guadalupe Posada son los de la vida diaria; su manera de tratarlos los rebasa, les da otra dimensión. Mejor dicho, los abre hacia otra dimensión. No son ilustraciones de éste o aquél hecho sucedido, sino de la condición humana”, aseguró Octavio Paz.

Además, sus ilustraciones se apoyaban en una de las tradiciones mexicanas más famosas: el Día de Muertos; pues obreros, políticos, españoles, mestizos o indígenas deseosos de parecerse a las clases altas estaban representados por calaveras.

De ahí surgió su obra más conocida: la ‘Calavera Garbancera’, mejor conocida como ‘La Catrina’, que hoy en día es un referente de la cultura mexicana en el mundo:

“No es únicamente una estampa satírica de las señoras elegantes de su tiempo; es una imagen poética, un emblema en el que el lujo se alía a la muerte: plumas, sedas y huesos. Es la moda, pero vista desde la perspectiva de un Leopardi: la moda hermana de la muerte”, consideró Paz.