Search

¿Cómo proteger tu vivienda ante fenómenos naturales?

¿Cómo prevenir riesgos en el hogar ante fenómenos naturales?

El hogar puede sufrir grandes daños ante los fenómenos naturales, que provocan inestabilidad financiera y cambios en la vida de la familia

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), 41% del territorio nacional y 31% de la población están expuestos a inundaciones, huracanes, tormentas, terremotos y erupciones volcánicas, lo que provoca que gran parte del Producto Interno Bruto (PIB) sea vulnerable a estos fenómenos de la naturaleza.

Entre los fenómenos que representan un mayor riesgo para el hogar en México se encuentran:

  • Inundaciones- El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) señala que en la capital mexicana existen 44 puntos críticos de inundación, distribuidos en 14 de las 16 alcaldías, siendo Iztapalapa, Xochimilco y Gustavo A. Madero las que tienen mayores incidencias por inundaciones.
  • Sismos– La AMIS informa que alrededor de 250 mil mexicanos perdieron su hogar y más de 130 mil viviendas tuvieron daños severos después de los sismos de septiembre de 2017.
  • Robo- El Semáforo Delictivo registró, al cierre de 2018, un total de 82,599 robos a casa habitación. Jalisco encabezó la lista de entidades con más robos, con 8,335; seguido de Ciudad de México, con 7,558 hurtos; y el Estado de México, con 7,505 casos.

El hogar es uno de los bienes de mayor valor que pueden sufrir grandes daños ante los fenómenos naturales, los cuales provocan inestabilidad financiera y el cambio en la vida de una persona o una familia. Por esta razón es importante identificar los principales riesgos a los que cada hogar está expuesto, así como los posibles accidentes que pueden ocurrir dentro de él.

Carlos Gutiérrez Martínez, Director de Investigación del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) recomienda:

  • Solicitar a un arquitecto o ingeniero la revisión del inmueble para descartar daños estructurales ante grietas en las paredes.
  • Anclar a la pared muebles grandes susceptibles a caerse, así como macetas ubicadas en balcones y ventanas, esto para evitar accidentes y daños mayores dentro y fuera del hogar.
  • Por su peso y sensibilidad, también hay que revisar las instalaciones de gas y agua, así como tener sujetos los cilindros, tanques estacionarios y tinacos.

Es importante contar con un seguro que proteja la vivienda y los bienes que contiene antes estos fenómenos naturales y otros factores como incendios, explosiones o variación de voltaje, ya que, de acuerdo con la AMIS, una vivienda cuyo valor ascienda a 1.5 millones de pesos tendrá una pérdida económica de entre 700,000 y 800,000 pesos si no está asegurada.