Search

Mercado de oficinas en CDMX no es boyante pero se mantiene

Mercado de oficinas en CDMX crecerá 30% más en tres años

Actualmente el inventario de oficinas Clase A es de 6 millones 779,591 metros cuadrados y existe una disponibilidad de 956,192 metros cuadrados

El mercado de oficinas de la Ciudad de México podría no atravesar por uno de sus mejores momentos debido a que desde el año pasado se ha registrado una tendencia a la baja en los niveles de absorción que podrían pasar de los 190,000 metros cuadrados en 2018 hasta los 120,000 metros cuadrados a finales de este año.

De acuerdo con Iván Solano, director para el sector de oficinas de Newmark Knight Frank (NKF) en México, a pesar de estos indicadores a la baja, el mercado de oficinas en la capital se mantiene activo, con posibilidad de recuperarse a finales de 2019 de manera cíclica, en buena medida gracias al interés de muchas empresas de instalarse en la capital.

“Siempre estas coyunturas generan oportunidades, entonces el mercado difícilmente se para o se detiene. Yo te puedo decir que tenemos un mercado activo, no es boyante ni estamos en una época de bonanzas pero siempre se generan movimientos por empresas que quieren o ahorrar dinero, eficientar espacios o habrá algunas que en estos momentos crecen y absorben más espacios, pero el mercado sigue estando dinámico”, señaló en entrevista para Centro Urbano. 

El directivo destacó que en el tema de sobreoferta de oficinas en la Ciudad de México se debe analizar con mucha puntualidad ya que actualmente existe una disponibilidad de espacios de 14% en los 10 corredores que conforman este mercado, una cifra que habla todavía de un mercado sano.

“Hay corredores como el Norte que contribuyen con un 38% de disponibilidad en su mercado. Ese tipo de mercados aumentan la disponibilidad general. Pero hay mercados como Periférico Sur con el 6% de disponibilidad, o Lomas Palmas 6%, ahí es donde se equilibra la oferta de espacios.

Corredores céntricos como Reforma o Polanco, se mantienen en índices relativamente sanos entre el 10 y el 14%. Todavía no estamos viendo un mercado sobreofertado, lo que pasa es que vienen casi 1 millón 700,000 metros cuadrados en construcción en los próximos tres años”, detalló Solano.

En ese sentido, agregó, no estamos viendo un escenario en el que no haya ni demanda, ni actividad en el sector, ya que cada año en promedio se suman a la capital entre 500,000 y 600,000 metros cuadrados de nuevas oficinas.

De acuerdo con cifras de NKF México, actualmente el inventario de oficinas Clase A es de 6 millones 779,591 metros cuadrados y existe una disponibilidad de 956,192 metros cuadrados, sin embargo las analistas prevén que este año la absorción de espacios sea mucho más baja de acuerdo con cifras de los últimos trimestres.

“Creemos que estos primeros años de gestión del gobierno sirvan para que en el futuro las cosas se empiecen a dar de mejor manera. Nosotros vemos que dinero hay en el mercado, simplemente están esperando a que haya mejor certidumbre. A diferencia de otras épocas, en el mercado hay capitales dispuestos a invertir”, aseguró el directivo.

A la pregunta si existe algún riesgo para el mercado ante las medidas que ha tomado el gobierno actual de la ciudad en materia inmobiliaria para la revisión de proyectos en desarrollo y nuevas obras, en materia de absorción de espacios construidos o terminados no tienen ningún impacto.

“Donde puede tener impacto es en (…) hoy hay un pipeline de 1.5 millón de metros cuadrados en construcción. Si la política de revisión de proyectos y que los tengan parados permanece, y la actividad y la absorción siga con estos ritmos (a la baja), el inventario va a tender a disminuir y no se va a alimentar de inventario nuevo, al menos este año o en el que entra”, agregó Iván Solano.

Esto podría provocar que los desarrolladores salgan de su zona de confort hacia otras ciudades del país, desde Naucalpan hasta Tijuana o Cancún, a buscar nuevas oportunidades inversión.



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.