Search

Desarrolladora del sureste apuesta por el ‘arte habitacional’

Desarrolladora apuesta por Arte Habitacional en sureste del país

El concepto de ‘arte habitacional’ se basa en el equilibrio entre belleza y funcionalidad en los proyectos inmobiliarios

La desarrolladora mexicana SIMCA ha implementado el concepto de ‘Arte Habitacional’, mismo que puso en práctica en más de 30 proyectos concluidos en las ciudades con más demanda inmobiliaria del sureste mexicano: Cancún, Playa del Carme, Tulum y Mérida.

SIMCA Desarrollos ha apostado por el diseño inteligente del arte habitacional en complejos residenciales cuya arquitectura combina a la perfección con el entorno selvático de la zona sureste del país.

“La experiencia y pasión por nuestro trabajo nos llevó a desarrollar nuestro propio concepto al que llamamos Arte Habitacional SIMCA. Hoy en día, contamos con proyectos inmobiliarios de primer nivel, galardonados, que brindan al usuario final el balance perfecto entre funcionalidad y belleza. (…) La manifestación de esta visión son desarrollos residenciales que revolucionaron el mercado inmobiliario en la ciudad de Mérida como La Rejoyada y Jardines de Rejoyada, Nortemérida”, expresó Chris Gill, director de ventas de SIMCA Desarrollos.

El nuevo concepto inmobiliario de la desarrolladora mide su éxito en las ventas e inversiones que cada uno de sus proyectos han presentado, tanto en mercados locales y nacionales como en internacionales.

Lo anterior se debe a que los proyectos inmobiliarios de SIMCA están ubicados en las zonas con mayor plusvalía de los estados de Yucatán y Quintana Roo, zonas completamente urbanizadas que forman parte del plan de desarrollo de cada ciudad.

Dentro de los proyectos más importantes de la desarrolladora dentro del Arte Habitacional se encuentran PRANA, Querido Tulum y Costa Caribe, en Aldea Zamá, una de las zonas residenciales más importantes de Tulum; además de edificios en la 5a avenida, Italian Zone y en Siempre Playa Midtown en Playa del Carmen. También está el complejo residencial La Rejoyada, en Mérida, que duplicó su valor en menos de cinco años y tiene un retorno de inversión de más del 20 por ciento.