Search

Estado de Derecho garantizará inversión industrial en el Bajío

Estado de Derecho garantizará inversión industrial en el Bajío

Helvex ha invertido más de 120 mdd en innovación de su complejo industrial de Apaseo El Grande, Guanajuato 

La zona del Bajío seguirá siendo el corazón industrial del país, una región que ha despertado el apetito de inversionistas nacionales y extranjeros para instalar sus plantas de producción en estados como Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí.

Con la firma del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá se reforzará este interés a la llegada de más capital que reactive la actividad industrial en los próximos años, situación que significa una gran oportunidad para el sector inmobiliario industrial en esta zona del país.

En ese sentido, Jorge Barbará Morfin, presidente y director general de Helvex dijo que México cuenta con buenas condiciones económicas y una situación geográfica que le permitirán sacar ventaja a estas oportunidades, si se brinda certidumbre jurídica para los inversionistas.

“Todo va a gravitar a la percepción que tenga la gente, los inversionistas sobre el marco jurídico del país y no se vean enfrascados en actos autoritarios que violenten el Estado de Derecho ante una inversión.

Si eso se da, no tengo duda que vendrán buenos años para el desarrollo inmobiliario, de nuevos parques y naves. Algo fundamental es que se preserve el Estado de Derecho para que verdaderamente se genere esa inversión”, detalló el directivo de la empresa productora de productos de cerámica y grifería.

En ese sentido, el ingeniero destacó el crecimiento de su principal complejo industrial ubicado en Apaseo El Grande, en Guanajuato, que desde 2009 consolidó una extensión de 100,000 metros cuadrados y una inversión de hasta 120 millones de dólares en su desarrollo.

Dicho complejo fue reconocido por segunda ocasión con el Premio Nacional de Tecnología por el diseño y desarrollo de un proceso de colada continua y extrusión híbrida para productos de grifería de alta calidad.

Al respecto, Barbará Morfin destacó el crecimiento industrial de la zona del Bajío para seguir invirtiendo en innovación dentro de sus plantas, en las que lleva a cabo sus actividades de fundición, maquinado, prensado y exclusión de barra; el ensamble y la logística se realiza desde la Ciudad de México.

“Somos una empresa mexicana que exporta a más de 22 países, somos mayoritarios en algunos países lo que nos abre la puerta para seguir expandiéndonos. Sí vemos muchas oportunidades de desarrollo y es algo que vamos a perseguir el próximo año”, agregó el directivo.

El presidente de Helvex destacó que este año se vivieron muchos momentos tensos como la negociación del TLCAN, las elecciones presidenciales, el efecto Trump y la guerra comercial por los aranceles entre EU y China; además destacó que las primeras decisiones del nuevo gobierno como la cancelación del NAIM terminaron por cimbrar la economía del país.

“Ha sido un año complejo para todo el bloque América, indudablemente […] Hacemos votos porque la conducción sea más mesurada, con una mayor claridad de lo que el gobierno entrante pretende con el país y que dé certidumbre legal, jurídica y económica para promover las inversiones en el país y se genere crecimiento”, indicó.

Barbará Morfin agregó que la prioridad de cualquier nuevo gobierno debe ser la seguridad física de su población y en segundo lugar “preservar esa seguridad jurídica, esa certidumbre de que los acuerdos y las leyes se respeten para crear un ambiente propicio para las inversiones”.

El Bajío es la región del país que más inversión extranjera directa (IED) ha captado desde que el TLC entró en operación, casi el 14% de la IED nacional; Guanajuato ha captado cerca de 19,000 millones de dólares y sigue siendo muy atractivo para la instalación de nuevas oficinas, corporativos y naves industriales principalmente manufactureras y automotrices.



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.