Search

Urgen crear reglamentos para construcciones seguras

Por encarecimiento de construcción aumentarán costos de vivienda

Especialistas recomiendan generar normativas específicas con el objetivo de tener obras con garantía de calidad ante fenómenos naturales

La Ciudad de México se ubica en una zona de alta sismicidad por lo que requiere de innovadoras tecnologías para que las construcciones resistan los movimientos telúricos, además, se debe de garantizar que se realicen con las mejores prácticas y con el cumplimiento de regulaciones y calidades, indicó German Correa, director del Sector Industrial de SGS de México.

En la Mesa de diálogo ‘Factores clave en la seguridad y calidad de las obras de infraestructura’, organizada por SGS, señaló que es importante que los inversionistas y operadores reduzcan el impacto del mantenimiento en las obras de infraestructura, sin caer en prácticas inadecuadas que generan alzas en costos de reparación.

En el foro participó José Luis Nava, miembro de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros, quien abundó que es necesario generar un marco legal, en el que se establezcan leyes técnicas complementarias con estudios de factibilidad que imponga reglas obligatorias a los constructores, “los ingenieros debemos tener más participación, hacer ingeniería en las obras”.

Carlos Gil, director de soporte técnico SGS Colombia, expuso un esquema que se implementa en Colombia, en el que se realizaron cambios en las normativas de construcción, tras un sismo presentado en 1999 en la región centroamericana, “los constructores están obligados a garantizar la calidad de la obra en al menos 10 años, si llega a haber una pérdida ante movimientos sísmicos, ellos tendrán que reponer”.

Otro panelista que participó, fue Efrén Muciño, presidente de la Asociación de Directores Responsables Obra, quien aseveró que debe haber cambios en la reglamentación y mecánica de los suelos, ya que en la Ciudad de México, abundan distintos tipos de tierra, “el comportamiento del suelo es cambiante ante movimientos sísmicos, la diversidad del suelo hace que las líneas de drenaje sean frágiles y se pierda el agua fácilmente”.

Indicó que esta pérdida de recurso hace que la infraestructura sea vulnerable, por lo que es necesario implementar soluciones con el uso de materiales adecuados y un estudio correcto de la tierra, “la investigación académica arroja datos determinantes para poder ver qué tipo de suelo abunda en la capital”.

Por su parte, Joel Aragón, subdirector de Vulnerabilidad Estructural del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), informó que en de los 2,455 municipios de México solamente 265 cuentan con un Reglamento para la Construcción, y que de estos, sólo el 45% establecen normas técnicas, mientras que la mayoría sólo se trata de leyes administrativas.

“Es necesario generar reglamentaciones de construcción, para asegurar que una edificación se comportará adecuadamente ante un fenómeno natural, el objetivo final es proteger que los edificios no colapsen, y sean seguros para las personas”, señaló.

Finalmente, Edgar Tungüi, miembro de la Academia de Ingenieros de México y Comisionado para la Reconstrucción de la Ciudad de México, sostuvo que es necesario implementar vigilancias en las nuevas construcciones y que éstas se apeguen a un nuevo reglamento en el que se establezcan leyes rígidas para la correcta construcción.

En relación a lo anterior, comentó que de esta manera se evitarían colapsos como los presentados en el sismo del pasado año “las construcciones dañadas fueron realizadas antes de 1985, por lo que se trata de edificaciones antiguas construidas sin un reglamento estudiado”.

Cabe recordar que previo al sismo del 19 de septiembre, el gobierno de la Ciudad de México implementó un Reglamento para las Construcciones, sin embargo, de acuerdo con Joel Aragón, todos los municipios pueden constituir su propio reglamento, aunque “es necesario que se cuide de la integridad humana y el desarrollo urbano”.