Search

¿Cómo está el mapa de riesgos sísmicos en la CDMX?

¿Cómo está el mapa de riesgos sísmicos en la CDMX?

El peligro por terremotos en la Ciudad de México es muy fluctuante

Este 19 de julio se cumplieron los primeros 10 meses desde el sismo del 19 de septiembre de 2017 que cobró la vida de más de doscientas personas y dañó decenas de inmuebles; fue justamente hoy cuando un nuevo sismo de magnitud 5.9 volvió a poner en alerta a la Ciudad de México, sin embargo la historia no fue trágica.

Sin duda es inevitable sentir temor, pero se debe considerar la geografía de la capital para saber cuáles son las zonas con mayor o menor riesgo sísmico y prevenir otra catástrofe.

José Antonio López, vocal de la Mesa Directiva de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica (SMIS), señaló que el peligro por terremotos en la Ciudad de México es muy fluctuante.

“Podemos tener una calle con construcciones sin riesgo y con un suelo aceptable, es decir, con buena resistencia y buen comportamiento ante sismos, y a la calle siguiente, encontrar lo opuesto”, comentó el experto.

De acuerdo con el portal inmobiliario Propiedades.com, en la ciudad las zonas que presentan un menor riesgo sísmico son la Magdalena Contreras, Álvaro Obregón, Cuajimalpa, la mayor parte de Milpa Alta y Tlalpan, así como ciertas partes de Miguel Hidalgo, Coyoacán y Xochimilco, por ser zonas en las que el suelo está conformado por derrames de lava o roca volcánica. 

Así, algunas colonias dentro de las zonas de menor intensidad son Ajusco, Ciudad Universitaria y Pedregal de San Francisco en Coyoacán. Lomas de Chapultepec y las secciones I, II y II de Polanco en Miguel Hidalgo, sin embargo el especialista reconoció que “aunque la zona sur es mucho más firme, puede verse afectada por sismos más profundos”. 

En contraste, las zonas de la Ciudad de México donde se encuentran los depósitos aluviales (donde se encontraban los lagos) son las que presentan un mayor movimiento sísmico, como las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztapalapa, Iztacalco y Tláhuac.

El directivo de la SMIS señaló que sobre todo, la zona del Centro Histórico, las colonias Roma Norte, Narvarte, Juárez, Doctores, Tabacalera y Tlatelolco tuvieron un mal comportamiento en los sismos de 1985 y explicó que los diferentes componentes de una onda sísmica se amplifican o atenúan dependiendo del tipo de suelo que se encuentren en su camino.

“En la Ciudad de México, la zona que fue de lago, amplifica la onda sísmica, caso contrario a la zona de lomas, o suelo rocoso, donde la energía del sismo se atenúa y reduce de manera importante”, concluyó. 

 

 



Periodista especializado en Comunicación Política y Relaciones Públicas. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público y corporativo; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.