Search

Buscan renovar azotea verde del Museo del Caracol

Buscan renovar azotea verde del Museo del Caracol

Especialistas en arquitectura y paisaje participaron en mesa de análisis para rescatar el espacio construido en 1960

 

Debido al proyecto para la renovación del jardín de azotea del Museo del Caracol, que inició aproximadamente hace un año, se realizó una mesa de análisis para sobre el espacio concebido por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez en los años 60.

 

Especialistas en arquitectura y paisaje participaron en dicha mesa con el objetivo de rescatar el proyecto encaminado a reforzar la mexicanidad a través de las cactáceas, sin embargo, con el paso del tiempo se incluyeron especies no originarias.

 

Julieta Gil, directora de la Galería de Historia, Museo del Caracol, indicó que una de las tareas del museo es dar mantenimiento a sus espacios, por lo que comenzaron a retirar las plantas que estaban en malas condiciones y sembraron nuevos cactus, magueyes, biznagas, suculentas y una gran variedad de cactáceas mexicanas. Además, se han incluido cédulas explicativas para que los visitantes conozcan más sobre este tipo de flora.

 

La renovación del espacio se hace en colaboración con el Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

En la mesa de análisis también participaron los arquitectos Javier Ramírez Campuzano, hijo de Pedro Ramírez Vázquez; Marcos Mazari Hiriart, director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM; Teru Quevedo, arquitecta paisajista, y Amparo Gómez, historiadora del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec.

 

Marcos Mazari dijo que el Museo del Caracol es una síntesis de una serie de conceptos arquitectónicos que entrelazaron el espacio interior con el exterior, “hoy en día los jardines de azotea tienen una difusión enorme, hablamos de espacios verdes, de sociedad sustentable, pero éste fue proyectado para ser un mirador, para formar parte del mismo bosque, por lo que se concibió como una cubierta helicoide, lo que impide que se escurra o filtre el agua”.

 

A su vez, Teru Quevedo, indicó que el museo representa la arquitectura moderna en la que interviene el funcionalismo en un espacio público con un espacio verde en su diseño.

 

De igual forma, se consideró a Pedro Ramírez Vázquez como un vanguardista en sus soluciones, ya que hoy en día se habla de azoteas verdes, cuya propuesta la desarrolló en 1960, en tanto, las grandes puertas del artista plástico José Chávez Morado aislaron el espacio, pero al mismo tiempo permiten al visitante darse cuenta de que está en el bosque.