Search

2013: parteaguas en la historia de México

El décimo tercer año del nuevo milenio fue uno de cambios profundos para México; además de aprendizaje para diversos sectores como el de la vivienda

Si el 2013 tuviera que llevar una etiqueta que lo identificara del resto, esa sería la del “año de las reformas.”

El 1 de enero de 2013, la administración de Enrique Peña Nieto cumplía un mes en el poder. En los primeros días de aquel año de intensa actividad legislativa, el gobierno que representó el regreso del PRI a Los Pinos mostró en el panorama un proyecto de nación que prometía “Mover a México”, esto con una serie de 11 reformas estructurales en rubros claves para el país.

A lo largo de los 365 días que contempló el 2013, el Congreso de la Unión aprobó seis reformas, que por su peso, fueron consideradas como los primeros pasos para la transformación de la nación. La reforma en materia educativa, financiera, hacendaria, política, telecomunicaciones, pero sobre todo, la energética, eran parte de este paquete que el joven político de Atlacomulco encumbrado en la presidencia presentó como la clave para llevar a México al siguiente nivel.

De todos los cambios proyectados, la reforma en materia energética se consideró la joya de la corona. Como se recordará, las modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución permitieron la entrada de la iniciativa privada en la cadena de valor del sector de hidrocarburos. Además, que, de acuerdo con sus promotores, los cambios dotarían a Pemex de mayor competitividad en beneficio de la nación.

Así, en diciembre de 2013, luego de una serie de debates y polémicas entorno a la iniciativa, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó en Palacio Nacional la reforma energética, misma que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación al día siguiente, logrando así lo que muchos de sus antecesores buscaron.

En septiembre de ese año, Peña Nieto llegó a su primer informe de gobierno con un “avance” en el proceso transformador. Durante su discurso celebró los cambios legislativos logrados y encomió la labor de los diputados y senadores que “hicieron un trabajo responsable”.

En otro orden de ideas, para desgracia del país, septiembre también estuvo marcado por la llegada de los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel, que azotaron la región de Guerrero y dejaron más de 150 muertos y perdías materiales incontables.

Por otro lado, para la primera mitad del año, en julio de 2013, se desarrollaron comisiones en 14 entidades, para renovar alcaldías, congresos locales, y una gubernatura. Cabe destacar que, en mayo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama realizó una visita a México, la primera del mandatario en la era Peña Nieto.

En los albores de 2013, el 31 de enero para ser precisos, se registró una explosión en el edificio anexo a la torre de Pemex en Polanco. Para febrero, la dirigente sindical, Elba Esther Gordillo fue detenida, acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Ya en el transcurso del segundo semestre de 2013, Rafael Caro Quintero, considerado uno de los fundadores del Cartel de Jalisco, y responsable del asesinato del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena, recobró su libertad, el 9 de agosto.

El sector vivienda en batalla

En 2013, el sector de la vivienda vivió un panorama de altibajos que a la fecha se sigue recordando.

En primera instancia, para coordinar los trabajos del sector, el presidente Enrique Peña Nieto creó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Para febrero, el mandatario presentó la Política Nacional de Vivienda, que entre sus objetivos definió: «promover la densidad, la movilidad y el abatimiento del rezago habitacional, manteniendo los programas de apoyo a la adquisición de vivienda, pero también dando mayor impulso a las soluciones alternativas, como remodelación y ampliación”.

A inicios del segundo trimestre, un grupo de desarrolladores de vivienda comenzaron su andar en un panorama sombrío. El 15 de abril, compañias como Homex, Geo, Ara y Urbi cayeron en la bolsa. Para julio, Geo y Urbi incumplieron en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con la entrega de la información correspondiente al segundo trimestre; mientras que Homex presentó cifras negativas.

Algunos de los diagnósticos emitidos señalaron que el deterioro de las desarrolladoras se debió a la falta de estrategia para adaptarse a las tendencias del mercado, además de la dependencia excesiva a los incentivos gubernamentales. Para noviembre las constructoras ya registraban falta de liquidez y visualizaban en el panorama la reestructuración de deuda y nuevas estrategias de participación en el mercado de vivienda.

En 2013, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) señaló que el sector ocupó el 2do lugar de importancia en la económica nacional. Además, que para noviembre se estimó que se solicitaron 1 millón 142,265 créditos, de los cuales: 644,307 fue para adquisición, 336,568 para mejoramientos y 161,390 en autoproducción.

“2013 también ha mostrado que el mercado de la vivienda se mantiene en continua evolución y avanza en su desarrollo. La penetración del crédito hipotecario se mantiene en ascenso, gracias a una mayor competencia entre intermediarios, y a que hay aún segmentos de población no suficientemente atendidos, como los trabajadores del sector formal que no se encuentran afiliados a los institutos de vivienda”, señalaba la SHF.


Una nueva edición del premio Hombres y Mujeres de la Casa

En 2013, la décimo segunda edición del premio Hombres y Mujeres de la Casa se llevó a cabo en el Museo Franz Meyer, en donde se dieron cita las personalidades más destacadas del sector de vivienda en México.

Ante desarrolladores, proveedores, autoridades y financieros, uno a uno los galardonados de la noche subieron al podio a recibir su premio, que reconocía la labor en pro del sector.

En la categoría Sector Privado, Aurora García de León, directora general de DEREX, fue ganadora del premio, quien recibió la escultura “Casa de Cristal” como reconocimiento. Al entregar el premio, José Carlos Ramírez Marín, entonces titular de la Sedatu, destacó la capacidad de la galardonada para “encontrar oportunidades donde cualquier vería obstáculos”.

Por su parte, en la categoría Cimientos, el premio fue para Justino Hirschhornm, presidente de Grupo HIR. La entrega del reconocimiento estuvo a cargo del director general del Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), Victor Manuel Requejo, quien resaltó la amistad que los une. Durante su intervención, aplaudió las cualidades que distinguen a Justino Hirschhornm.

“He apreciado la objetividad con que afronta situaciones, su clara inteligencia para tomar decisiones a favor de sus socios y de la empresa en la que participa”, señaló el director del BIM.

En la categoría Sector Público, Carlos Aceves del Olmo, presidente de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados en 2013, fue el galardonado de la noche, quien recibió el premio de manos de Joaquín Gamboa Pascoe, entonces secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

“(Aceves del Olmo) tiene sobrados méritos para recibir el premio, porque ha hecho un gran trabajo durante 20 años, en los que ha tenido un compromiso con los trabajadores y la gente necesitada”, destacó Gamboa Pascoe en su discurso.

Para recordar

“No sé cuántas industrias existan que puedan generar la satisfacción que se logra en la producción de vivienda; no sólo es una actividad retadora por su complejidad, sino que es muy inspiradora por la nobleza de su esencia. Se requiere mucha pasión y quizá rayar en la adicción”: Aurora García de León, directora general de DEREX.

“Tengamos fe en México y en nosotros para seguir creando y produciendo. Señores, no nos amilanemos, vamos a seguir construyendo y vamos a seguir adelante, se los juro y garantizo. El camino es grande y hay que continuar en él”: Justino Hirschhornm presidente de Grupo Hir.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.