Search

Crean viviendas flotantes en Argentina

 

El empresario Gabriel Hanfling e el inventor de la unidad que tiene una superficie de 43 metros cuadrados

En los barrios cerrados de Buenos Aires, dedicados al polo o el golf, comenzaron a producir una opción dentro del mercado inmobiliario que sale de lo tradicional.

Se trata de los ‘barrios flotantes’, viviendas que se pueden amarrar para quedarse en un sitio o remolcarse hacia otros lugares, evitando que una persona esté atada a un solo lugar.

Llamado el “Infinit float house”, es una vivienda con una superficie de 43 metros cuadrados, cubiertos de material liviano y térmico, y divididos en dos plantas, además que se tiene que sumar 25 metros cuadrados descubiertos.

El creador es el empresario Gabriel Hanfling, fabricante de antejos de la marca Infinit, de ahí viene el nombre para la vivienda flotante, misma tiene un costo de alrededor de 45 mil dólares.

Esta unidad se puede conectar directamente a la red eléctrica por fuera, aunque se ofrece la variable de instalar paneles solares.

Por ahora, el pequeño barrio, ubicado en el puerto de San Fernando, tiene cuatro viviendas amarradas, aunque vienen dos más en camino y pagan mensualmente dos mil pesos.

La idea es retomada de Europa y Estados Unidos, aunque en Argentina es nueva y comienza a agarrar fuerza.



Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación con diplomado de Periodismo Deportivo. Se ha desempeñado como reportero y redactor de deportes, como en otras áreas. Actualmente trabaja en Centro Urbano. Amante del cine, los Beatles, futbol, lucha libre y los viajes.