Search

Aumenta población con viviendas precarias

 

El Inegi detalla en su Catálogo Nacional de Indicadores al 2012 la situación habitacional de los mexicanos

El porcentaje de la población que habita en viviendas que se encuentran en condiciones precarias aumentó 1.76 por ciento de 2010 al 2012, mientras que en 2010 el porcentaje era de 15.30 por ciento de la población total, para el 2012 hubo 17.06 por ciento, de acuerdo con el Catálogo de Nacional de Indicadores, presentado en el Sistema de Nacional de Información Estadística y Geográfica (Snieg) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los criterios para establecer el porcentaje por parte del Inegi fueron la falta de acceso a fuentes de agua mejoradas, la carencia de drenaje y saneamiento adecuado, las deficiencias en los materiales de construcción de sus viviendas y la carencia de espacio suficiente para vivir, en viviendas ubicadas en localidades urbanas.

También refiere que hasta el año 2012 existían 61.2 por ciento de personas a nivel nacional que no tenían acceso a ningún tipo de seguridad social, por lo que no podrían acceder a algún tipo de subsidio federal, donde los estados de Chiapas con 83.3 por ciento de la población del estado, Guerrero 78.5 y Puebla 77.1 por ciento, se encuentran en los primeros lugares de este indicador.

En cuanto a la población que no cuenta con servicios básicos de vivienda, el Inegi informó que 21.2 por ciento de habitantes a nivel nacional sufren esta situación, donde Guerrero con 59 por ciento, Chiapas 56.8 y Oaxaca 55.5, son los estados que más padecen de los servicios. Por el contrario, en el Distrito Federal 3 por ciento, Nuevo León 3.3, y Aguascalientes 3.3 por ciento, existen más viviendas que tienen acceso a éstos.

Entre los indicadores, destaca el de calidad y espacio de vivienda, lo cual es una situación primordial para la población, en el que se informa que hasta 2012 había 13.6 por ciento de personas en el país que carecían de ellos, donde por cada cuarto habitan más de 2.5 personas y los materiales de pisos, techos y muros no cuentan con la calidad que requiere una vivienda digna.

En el catálogo también se presentan indicadores de economía, medio ambiente, gobierno, seguridad pública e impartición de justicia.