Search

¿Obras que mejoran el entorno urbano?

 

Aunque las autoridades buscan recuperar espacios para darles una utilidad, no siempre se logra el objetivo deseado…

 

En la forma de mejorar el entorno aplica el dicho de “en gustos se rompen géneros”, pues lo que algunos pueden considerar una obra maestra para otros representa algo desagradable a la vista, aunque de lo que se trata es de aprovechar los espacios para sus ciudadanos.

Y es que las esculturas, infraestructura deportiva o cultural, depende de la visión de cada funcionario y en ocasiones claro está que sea mejor que sigan gobernando a intervenir en estos temas o contratar al compadre en vez de a expertos urbanistas o arquitectos para ello.

Un ejemplo son las rocas de diferentes tamaños que se encuentran sobre el camellón de Periférico Oriente, las cuales más bien parece que fueron a tirar el cascajo de alguna obra y para disimular lo único que hicieron fue pintarles una carita feliz que las hace ver aún peor y algunas todavía muestran con orgullo el logo de la delegación Iztapalapa, lo cual a decir de algunos vecinos de la zona, parece una burla.

Iztapalapa

Lo mejor sería que volvieran estos espacios verdes, para que esas zonas terrosas y con estas lluvias, lodosas, tuvieran más vida porque todavía hay quienes se atreven a colocar letreros de «No pise el pasto», cuando tienes que buscarlo con lupa porque esos pedacitos amarillentos o secos, distan mucho de serlo; o bien, hay quienes podan arbolitos de forma ridícula como dinosaurios u otros animales, aunque admito que algunos se ven tiernos.

En cuanto a los gimnasios urbanos que se han puesto muy de moda en la capital del país y otras ciudades, pienso que está perfecto que las autoridades se preocupen porque la población tenga áreas donde ejercitarse, con eso de que estamos entre los primeros lugares a nivel mundial en obesidad (aquí la culpa es de la deliciosa y grasosa comida mexicana, bueno y de los malos hábitos) pero por favor, hace falta que sean coherentes en los sitios donde los colocan.

Y es que dudo mucho que la gente quiera hacer ejercicio rodeado de camiones o avenidas en donde lo único que se respira es dióxido de carbono que generan los vehículos que transitan por ambos carriles de dichos espacios ubicados a la mitad de las avenidas, o en áreas poco iluminadas a las que tendrías que acudir en horarios laborables “Godínez”, por ahí de 9 a 18 horas, ante el riesgo de ser asaltadas en la mañana o noche, cuando la mayoría de personas tienen oportunidad para hacerlo.

También hay esculturas, fuentes o adornos extraños que se colocan en glorietas o lugares estratégicos los cuales representan un gasto excesivo que proviene de los bolsillos de los ciudadanos y que no son de ninguna utilidad y yo creo que todos al menos podemos identificar alguna ya no en la delegación, sino en nuestra propia colonia.

El tema de mejorar el entorno urbano todas las autoridades lo exponen, pero sobre la mejor forma de hacerlo hay que trabajar más, sobre todo, porque son ellas quienes tienen la responsabilidad de elegir tanto el lugar como los equipamientos o esculturas, en las que erogan el presupuesto para hacer de esta una mejor ciudad y que en verdad sea benéfica para sus habitantes.

Urbanismo.ok



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo en la FES Aragón, UNAM. Aunque se especializó en Televisión prefiere estar detrás de una computadora haciendo lo que más le gusta: escribir. Su mayor experiencia como profesionista la obtuvo en Diario de México Edición USA, donde fungió como coordinadora editorial. Siempre perfeccionista y responsable, ahora se desempeña como Editora en Jefe dentro de Centro Urbano.