Search

Crece el número de casas abandonadas

Hay más de cinco millones de viviendas abandonadas, 14.3% de los hogares de todo el país; Chihuahua, Tamaulipas, Baja California y Zacatecas son las entidades con más viviendas en este estado

 

Los altos índices de delincuencia, los flujos migratorios y la mala calidad de los servicios urbanos han detonado que por cada mexicano con un crédito vigente en el Instituto Nacional del Fondo de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), haya una casa que ha sido abandonada.

 

En México hay más de cinco millones de viviendas abandonadas, lo que representa cerca de 14.3% de los hogares de todo el país, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); Chihuahua, Tamaulipas, Baja California y Zacatecas son las entidades con más viviendas abandonadas.

 

En el país hay poco más de 35 millones de viviendas, de las cuales 28 millones se encuentran habitadas. De las casas, 33% son construidas por sus propios dueños; 32% son mandadas a construir por el propietario y 30% ya se compra terminada.

 

Por ello, el Infonavit está analizando el uso de las figuras jurídicas de ejecución de garantías para adjudicar de forma más eficiente las viviendas abandonadas que aún no han terminado de pagarse, señaló Alejandro Murat Hinojosa, titular del organismo.

 

Además precisó que actualmente el Instituto tiene un registro de 250,000 viviendas abandonadas, de un universo de 5 millones 100,000 créditos vigentes, mismas que el organismo podría recuperar a través de la figura de secuestro financiero, incluido en la reforma financiera.

 

“Estamos evaluando si estas disposiciones jurídicas podrán ser aplicables para el Infonavit y poder utilizarlas para la vivienda que ya se considere abandonada, ya que tenemos un porcentaje de viviendas que se abandona y no hay manera de encontrar al derechohabiente para negociar su pago”, puntualizó.

 

El secuestro financiero permitiría al organismo adjudicar el bien inmueble de forma más ágil y optimizar costos, además, al estar en poder del Infonavit se evitaría el deterioro de las viviendas o que éstas sean invadidas.

 

No obstante, recalcó que esta figura sería utilizada hasta agotar todas las posibilidades de pago a las que tiene derecho un trabajador, ya que más que una institución financiera el Infonavit es una institución social.

 

“Nosotros somos una entidad social, no solamente una entidad financiera, y al final la subcuenta es un derecho del trabajador, y atendiendo ese espíritu, sólo utilizaríamos estos instrumentos en la parte final del proceso de cobranza, cuando ya no se encuentra una solución de pago o no se encuentra al derechohabiente”, expresó.

 

Recordó que una de las características más importantes del instituto es la cobranza social, mediante la cual un trabajador tiene una tolerancia hasta por 12 meses cuando deja de pagar su crédito por insuficiencia de recursos, después de ese periodo cuentan con tres meses adicionales para ponerse al corriente.

 



Egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Boxeadora, tragona, cocinera y bailadora. Gusto de las máscaras tétricas, los cuervos, el cine de terror y la música. Escribo en mi blog, Me divierto con lo que hago. Reportera porque amo y twittera porque quiero.