Inicio / Opinión / Hablemos de Urbanismo / La Reforma Urbana que México Necesita

La Reforma Urbana que México Necesita

Hablemos de Urbanismo |

POR LUIS ZAMORANO.

En CTS Embarq México hemos nombrado como Reforma Urbana, a todos aquellos cambios normativos, institucionales, programáticos y presupuestales que tienen que ocurrir para que las ciudades transformen su actual patrón de desarrollo urbano insostenible hacia un modelo de ciudad compacto, denso, con mezcla de usos de suelo y de tipologías de vivienda. Tener ciudades ahorradoras de energía, que se mueven más en medios no motorizados y en transporte público, y menos en automóvil particular.

La primera Ley General de Asentamientos Humanos (LGAH), fue aprobada en 1976, a mitad de la década en que México dejó de ser un país predominantemente rural y se convirtió en predominantemente urbano (de acuerdo a los criterios del Conapo). No es de sorprender que esta primera normatividad urbana estuviera fuertemente orientada hacia la fundación y crecimiento de centros de población.

En 1993 se aprueba una nueva LGAH para adecuarla a la legislación agraria, que un año antes había sido modificada para permitir la desincorporación y enajenación de las tierras de origen ejidal. Esta nueva ley se caracterizó también por dotar a los gobiernos locales de mayores atribuciones en materia urbanística y continúa vigente al día de hoy (habiendo experimentado pocas modificaciones en 22 años).

La iniciativa de Ley General de las Ciudades y el Territorio

Durante al menos las últimas dos décadas, las ciudades mexicanas se han expandido de forma excesiva y con un patrón distante, disperso y desconectado. Para evolucionar a un modelo de desarrollo urbano deseable se requieren cambios normativos, institucionales y programáticos que fomenten el desarrollo intraurbano.

Ante esta situación, la presente legislatura en el Senado, a través de la Comisión de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio, decidió retomar una iniciativa de reforma a la LGAH que se ha venido elaborando y discutiendo al menos desde 2011 mediante un proceso incluyente en el que han participado numerosos actores del desarrollo urbano. A esta iniciativa se ha dado el nombre de Ley General de las Ciudades y el Territorio; entre sus aspectos más destacables podemos señalar que:

  1. Establece instrumentos de planeación de largo plazo consensuada entre los tres órdenes de gobierno, vinculando planes y presupuestos.
  2. Plantea mecanismos y temas prioritarios en materia de planeación y gestión metropolitana.
  3. Promueve ciudades más densas y compactas por medio de la consolidación y densificación de las zonas urbanas actuales.
  4. En las zonas de nueva urbanización busca desincentivar la expansión dispersa y distante, estableciendo medidas para orientar el crecimiento hacia su periferia inmediata y su conexión con el tejido urbano existente.
  5. Fomenta la mezcla de usos de suelo compatibles y de tipologías de vivienda; este modelo requiere de menores traslados.
  6. Plantea la importancia de los espacios públicos y establece criterios mínimos para su ubicación, características, planeación y gestión.
  7. Prioriza la movilidad no motorizada y el transporte público de calidad por encima del uso del automóvil privado.

Si bien la iniciativa de ley presenta avances significativos respecto de la LGAH vigente, aún tiene áreas de oportunidad. Por ejemplo, identifica algunos instrumentos para la distribución equitativa de los costos y beneficios del desarrollo urbano, pero no los hace obligatorios. Tampoco hace vinculante lo establecido en los programas de desarrollo urbano, ni los articula claramente con los presupuestos públicos.

La Reforma Urbana es la reforma estructural que sigue pendiente

Por su impacto directo en la calidad de vida de más de 87,000,000 de personas, la Reforma Urbana es un tema de la mayor trascendencia para México; debe recibir la misma importancia del que en su momento fueron objeto las reformas educativa, fiscal y energética. Al sentido de urgencia con el que debe desarrollarse un tema estratégico como el territorial – urbano, es conveniente sumarle un tema de coyuntura internacional.

En 2016 se llevará a cabo la conferencia Hábitat III organizada por la Organización de las Naciones Unidas. A las anteriores ediciones (1976 y 1996) México se presentó con sendas versiones de una LGAH recientemente aprobada, que en aquellos momentos respondían a la problemática y dinámica urbana. Es imperativo que nuestro país discuta y apruebe el que será su marco normativo general para los próximos 10 o 20 años, lo que le permitirá presentarse en Hábitat III como un país comprometido, que entiende la importancia que tienen las ciudades en su desarrollo social, económico y ambiental.

LUIS ZAMORANO. Es Director de Desarrollo Urbano y Accesibilidad del Centro de Transporte Sustentable (CTS EMBARQ) México.

[email protected]

@ZamoranoEMBARQ

Tags

admin


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.