Search

Migración doméstica y su efecto en el sector inmobiliario

Migración doméstica y su efecto en el sector inmobiliario

Por Jaume Molet*

Uno de los efectos de la pandemia por covid-19 es la movilización de los mexicanos a otras ciudades de la república, y como muestra de esta movilización en Lamudi hemos detectado un crecimiento del 25% en la búsqueda de inmuebles para cambiar de residencia.

Por el comportamiento que se ha observado a nivel digital, son al menos 10 millones de mexicanos los que han tenido la intención de cambiarse de casa. El aumento en las búsquedas en línea tiene una relación muy cercana con el aumento del uso de internet tras el confinamiento, así como la necesidad de solventar los gastos que representa una vivienda, lo que está orillando a los usuarios a una mayor investigación sobre la oferta disponible.

La CDMX es el estado que ocupa el primer lugar de migración, dentro del país, con un 23%, en segundo lugar Veracruz con un 9,2%, el Estado de México en tercero con 6,2%; en cuarto el estado de Puebla con 5% y en quinto, Jalisco con 4%, según datos recientes del INEGI.

Cabe mencionar que según los datos del reporte que desarrollamos en Lamudi el años pasado, es el Estado de México la región con un mayor crecimiento en las búsquedas inmobiliarias online con una variación del 28%. Por lo que podemos deducir que la gente quiere buscar espacios más asequibles, pero seguir estando cerca de la capital. Querétaro ocupa el segundo lugar con un 26% de crecimiento y Guanajuato en tercero con el 24%; en cuarto lugar se encuentra Yucatán (por Mérida) con un 21% y en quinto, Puebla con el 18%.

Es importante resaltar también que es la exclusión residencial uno de los principales factores del desplazamiento de habitantes de la Ciudad de México hacia los municipios de la periferia. La oferta de inmuebles en la capital es cada vez más cara y precisamente otro de los efectos de la pandemia por covid-19 ha sido la pérdida de poder adquisitivo que llevó a la gente a buscar espacios más asequibles para sus bolsillos y con ello la intención de movilidad al trabajo desde casa, donde ya no sería necesario que la ubicación de la vivienda sea un factor determinante para su elección.

Tras casi un año de vivir dentro de esta crisis de salud, se ha detectado que, aunque la oferta de vivienda en venta (63%) es mayor a la oferta de vivienda en renta (37%) han aumentado los anuncios, en línea, de propiedades en renta en un 35% y la oferta en venta ha aumentado un 15% en el periodo de ENE 2020 a ENE 2021.

La necesidad de ofertar una vivienda para rentar tiene como objetivo garantizar la obtención de un flujo de efectivo constante que a mediano plazo genere rendimientos, mientras que la necesidad de ofertar una vivienda en venta se  atribuye a dos factores principales: 1)La búsqueda de protección del patrimonio donde la gente quiere sacar su dinero del país al no confiar en la situación política y económica del país y 2) La necesidad de buscar un espacio más asequible en otra localidad y que permita a la vez tener un flujo de efectivo para salir adelante durante la contingencia.

Algo que me gusta resaltar es que ante un panorama difícil, si se tienen los recursos, la compra de un inmueble es una de las inversiones más seguras debido a la rentabilidad que ofrece, es decir, a su retorno de inversión, y que además hay apoyos de organismos como el Infonavit  que pueden permitir que los mexicanos vayan forjando su patrimonio.

Jaume Molet Pérez

Director General para Lamudi México

Twitter: @LamudiMX

Mail: [email protected]

Egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña, en donde obtuvo el título de Ingeniero Industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano.