Search

Incentivar la demanda, el reto de la vivienda en la nueva normalidad

Incentivar la demanda, el reto en la nueva normalidad-Revista Vivienda

El sector de la vivienda deberá concentrar los esfuerzos en crear mecanismos que permitan a los mexicanos tomar los créditos en un escenario complejo para la economía

En el camino a la recuperación económica, la industria de la vivienda deberá adaptarse al entorno para impulsar su reactivación. Ante ello, la prioridad deberá estar en atender la demanda, en aras de generar los mecanismos que permitan a las familias no detener su decisión de compra.

En eso coinciden empresarios del sector entrevistados por Revista Vivienda. Para los consultados, si bien aún es una etapa en el que los jugadores de la industria deben cuidar su supervivencia, resulta trascendental tomar acciones potentes para trazar el rumbo y fortalecer a la demanda ante un escenario en el que los ingresos de los mexicanos se verán golpeados por la crisis económica que viene aparejada con el Covid-19.

Acceso al crédito

Al respecto, para Gonzalo Méndez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), ante un escenario en el que se puede caer la demanda, resultará trascendental concretar herramientas que permitan flexibilizar la compra de una vivienda. Destacó que si bien la demanda no desaparecerá, si estará contenida, y necesitará de impulsores para dinamizar la actividad.

Específicamente, señaló que en este marco, será importante trabajar en instrumentos como menores tasas, mayores plazos, o menores enganches. Incluso, esquemas de tolerancia al pago como los que ya se trabajan, para que las familias puedan aplazar el primer pago del crédito.

“Estamos viendo que se puede caer de manera importante la demanda; que debemos tener las herramientas adecuadas para poder motivar, reimpulsar nuestra industria y apoyar al crecimiento económico del país. Estamos preparándonos para eso (…)

“El rezago ahí está, subsiste, lo que hoy vamos a encontrar es una demanda que va a estar contenida, una demanda que va a necesitar impulsores”.

Gonzalo Méndez subrayó que la industria de la vivienda está llamada a ser un jugador relevante en el marco de la reactivación. Dijo que este sector tiene la virtud de impulsar tanto el desarrollo económico, como el social.

Por otro lado, destacó que ante la nueva normalidad, se abre la posibilidad de ampliar los alcances del sector. Sobre todo, apuntó, resulta importante generar los mecanismos para atender a la población que no había sido atendida como la población sin seguridad social.

Sin seguridad social

En este sentido, destacó que atender a los no afiliados se convierte en una gran oportunidad. Recordó que a la fecha, 57% de la población económicamente activa no cotiza en alguna institución como Infonavit o Fovissste, y no tiene acceso a canales formales de financiamiento a la vivienda.

“¿Qué podemos hacer? Podemos hacer lo que hemos dicho desde la Cámara: crear el Instituto Nacional de Fomento de la Vivienda para los Trabajadores Sin Seguridad Social. Podemos echarlo a andar con garantía de primeras pérdidas, con garantías para que los mismos desarrolladores generen vivienda”.

Gonzalo Méndez subrayó que es momento de unir esfuerzos en la industria. Aseguró que hay por delante dos retos en específico: el primero, en garantizar la continuidad de las empresas ante el entorno complejo; y el segundo, entender y comprender el escenario postpandemia.

“Hoy, la gran diferencia con las crisis que hemos tenido antes, es la gran fortaleza del sector y de organismos como el Infonavit; es un organismo que cuenta con los recursos suficientes para poder echar a andar todos los mecanismos financieros, los más de 12 productos diferentes que tienen, para las 500,000 hipotecas que quiere hacer durante este año”.

El foco en la demanda

Para Isaac Metta, hacia delante, en el sector hay dos puntos en los que se deberán concretar los esfuerzos: generar confianza y trabajar en la demanda.

De acuerdo con el Director General de Hogares Unión, uno de los puntos que jugarán a favor de la dinámica del sector es el gran rezago existente. Sin embargo, apuntó, la demanda necesitará un ‘empujoncito’.

“Hemos pasado por muchas crisis muy diferentes a esta, pero sigue habiendo, más que la demanda, el rezago y la inquietud de todo mundo de obtener un bien, pero necesitamos un empujoncito para que realmente no se caiga.

“No podemos pensar que la demanda que había en febrero o en marzo se va a mantener igual. La capacidad de crédito de mucha gente va a bajar y creo que es indispensable que sigamos insistiendo con los Organismos Nacionales de Vivienda y con todo el que tenga que ver al respecto, como la banca, para que no paren. Hay muchas cosas que quieren impulsar el Infonavit y el Fovissste, pero que se hagan más rápido y más profundas. Si van a bajar tasas y van a impulsar nuevos montos máximos de crédito, y todo ese ecosistema para generar la demanda, hay que hacerlo, porque ese empujón se necesita para que no se caiga aún más las solicitudes de crédito”, indicó.

El camino

El Director General de Hogares Unión insistió que la prioridad hacia los siguientes meses se encuentra en trabajar en la demanda. Añadió que resultará fundamental diseñar productos de crédito con mejores condiciones, que permitan a las familias tomar los financiamientos.

“Tenemos que concentrarnos en generar confianza y trabajar en la demanda lo más que se pueda; que haya más y mejores productos de crédito. Una vez que hay más y mejores productos de crédito, por arte de magia la oferta llega. Es decir, cuando hay gente que tiene capacidad para comprar, los desarrolladores, que somos muy creativos, vamos a ver cómo le entregamos el producto que se está demandando.

“Desde mi forma de ver, debemos atender la demanda, todo esto en el mediano y corto plazo. A largo plazo hay que buscar verdaderamente qué hacer con los no afiliados”.

Issac Metta añadió que la industria se encuentra en cautela, en un proceso de visualizar cómo se desenvuelven las cosas. No obstante, confió que para el arranque de 2021 se dé un repunte en la actividad.

“Seguimos echados para adelante haciendo lo que estamos haciendo. Creo que en general, inversionistas institucionales y privados, no nada más en esta industria, están a la expectativa de cómo se van desarrollando las cosas.

“¿Qué creo? Que se van a ir desarrollando positivamente y a finales del año (2020), principios del próximo año (2021), vamos a ver un repunte y reinicio de muchas obras nuevas, porque también se van acabando inventarios por muchas cosas”.

Hacia la recuperación

En el camino hacia la reactivación, surge una oportunidad para la reinvención, pero, sobre todo, para unificar visiones, señaló Jesús Sandoval, director general de Ruba.

A decir del empresario, ante el enorme reto que se avecina, resulta trascendental que sector empresarial se una en una sola visión. Esto, dijo, para avanzar en una estrategia que permita sumar esfuerzos con las autoridades.

En este sentido, consideró que el proceso de recuperación no se dará de manera uniforme y dependerá de cada región. Al respecto, precisó, la zona norte podría impulsar la reactivación de todo el país.

“Creo que la reactivación de la economía nos va a arrastrar en el norte de la república. Creo que allí el panorama se ve más alentador y allí habrá ciudades que van a continuar siendo muy dinámicas, que son principalmente las ciudades fronterizas; así lo veo, y algunas ciudades el centro la República que dependen mucho de la industria manufacturera de exportación”.

Sumar esfuerzos

Jesús Sandoval destacó que será importante prepararse para el escenario que dejará la pandemia. En tal sentido, manifestó, la cadena de valor del sector deberá sumar esfuerzos.

“En la medida en que podamos hacer sinergias en la cadena de valor, vamos a poder ser más innovadoras, buscar formas para ser más competitivos, para llegar con un precio más competitivo a un mercado más deprimido. Esto lo podemos hacer como sector.

“En esa medida, vamos a cruzar menos raspados esta etapa; porque estamos hablando mucho de la pandemia, pero a mí no me preocupa tanto la pandemia. Me preocupa lo que va a quedar después de la pandemia y la forma en que nos vamos a reorganizar todos para poder mitigar los efectos devastadores que traiga esta pandemia”.

 

Este texto se incluye en la edición 126 de Revista Vivienda

 

Revista Vivienda-126



Editor en Jefe de Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.