Search

Consultas públicas, ¿buena práctica para el sector inmobiliario?

consultas-publicas-buena-practica-para-el-sector-inmobiliario

Por Jaume Molet Pérez

De acuerdo con la información que las autoridades dieron en una conferencia de prensa, para el 2020 los desarrolladores inmobiliarios tendrán que someter a un proceso de consulta pública cualquier construcción, residencial o comercial que tengan torres mayores a 40 pisos, ¿podría ser esta la mejor solución que se le puede ocurrir a las autoridades para dejar de caer en construcciones polémicas  como las de la torre Mitikah o la torre Enquentro ubicadas, casualmente,  en la alcaldía Benito Juárez.

En fin, el objetivo primario de esta nueva medida es tener un mayor control sobre el proceso de crecimiento de la mancha urbana, y que se logren acuerdos entre la Iniciativa Privada y los residentes de las zonas que están en desarrollo, así como evitar la corrupción, que es el punto que las autoridades decidieron combatir desde el principio, además será necesaria junto con la autorización del impacto ambiental y urbano para poder construir desarrollos de gran tamaño en la Ciudad de México y los encargados de que se cumplan estos requisitos son las Secretarías de Medio Ambiente y la de Desarrollo Urbano y Vivienda.

¿De dónde viene este acuerdo?

Tras las regulaciones que detuvieron el crecimiento del sector a principio de 2019, porque el nuevo gobierno capitalino detectó que en realidad no había ninguna clase de regulación al construir grandes desarrollos en la capital, las autoridades y los desarrolladores llegaron a este acuerdo para comenzar a poner orden.

En realidad, todo este nuevo proceso de consulta no es para frenar las grandes construcciones sino para que los vecinos tengan voz y voto en la construcción de una gran obra que puede perjudicarlos, entonces al decir que es lo que ven mal, las desarrolladoras pueden ir modificando sus proyectos hasta que ambas partes lleguen a un acuerdo y nadie salga perjudicado.

No hace falta recordar que al principio del año pasado se detuvieron muchas obras, ocasionando una gran pérdida de empleos, además de que el mercado de vivienda en la ciudad aún no termina de recuperarse.

Por otro lado, es bueno saber que el crecimiento desmesurado de la mancha urbana estará mejor regulado, y se evitarán situaciones como las de Mitikah que ciertamente sigue generando polémica, ya que además de asegurar que necesitan podar más árboles, tras la tala presuntamente ilegal que hicieron en avenida Mayorazgo, ahora están licitando para un pozo de extracción de agua.

Regresando al tema de la consulta pública, cabe explicar que aplicará a proyectos que tengan un polígono de actuación y fusión de predios a partir de 5,000 metros cuadrados, así como construcciones totales a partir de 100,000 metros cuadrados, además de proyectos que tengan que ver con la construcción de centros comerciales, espacios de espectáculos o similares, o donde se presente algún conflicto vecinal; en total todo el procedimiento, de acuerdo a lo dicho en la conferencia de prensa, tardaría alrededor de tres meses.

El proyecto debe ingresarse ante la Ventanilla Única, después se publicará en internet, en el sitio del gobierno y en el del desarrollador, después se realizarán las encuestas vecinales y posterior a eso se programarán reuniones y talleres entre vecinos y desarrolladores, donde podrían salir los ajustes a realizar y en caso de no llegar a algo, se reinicia el procedimiento con los cambios sugeridos y aceptados.

Esta consulta no aplicará a los nuevos corredores inmobiliarios que pretenden regenerar zonas muy específicas de la ciudad, aunque lo más seguro es que sea porque en realidad no deberían presentar ningún rechazo por parte de los vecinos de esas zonas, ya que se pretende que reviva el mercado inmobiliario del segmento económico y mitigar el rezago residencial que se vive, al menos en la capital.

Jaume Molet Pérez

Director General para Lamudi México

Twitter: @LamudiMX

Mail: [email protected]

Egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña, en donde obtuvo el título de Ingeniero Industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano.