Search

Nuevo Subsidio Popular en Puebla

Por Carlos Martínez Velázquez

Seamos más claros: el Infonavit está en la mejor disposición de trabajar para encontrar nuevas y mejores fórmulas que permitan que millones de mexicanos, que ganan menos de 7 mil pesos, accedan a una vivienda adecuada.

Por eso, en julio de este año impulsamos en el Consejo de Administración del Instituto un incremento de 16% a los montos máximos de crédito para estos trabajadores.

Y por eso estamos aquí para firmar un convenio con el Gobierno de Puebla, a fin de impulsar un modelo de subsidio popular en el que el estado, los desarrolladores y el Infonavit trabajarán juntos para que quienes menos tienen puedan adquirir una vivienda.

Por eso me da muchísimo gusto estar en Puebla, con el Gobernador.

Para nosotros es de suma importancia estar hoy, en un estado de la importancia de Puebla, con un gobierno progresista y de corte verdaderamente social. Además, en una fecha tan emblemática a nivel nacional, pues se conmemora el inicio de la Revolución Mexicana, y sabemos que aquí comenzó un par de días antes por parte de los hermanos Serdán. Y por lo que significa este estado, quiero decir al Gobernador, que con este acto se inicia la revolución en materia de vivienda social en el país.

También aprovecho para saludar a Luis Alberto Moreno Gómez Monroy, presidente del capítulo local de la Canadevi. Su presencia es testimonio de que la cámara que representas también le apuesta a apoyar la vivienda social de abajo para arriba, en territorio, con la sensibilidad que sólo se puede tener cuando el subsidio se diseña y opera en el ámbito local, a nivel de estados y municipios.

Enhorabuena.

Por último, aprovecho para saludar a los integrantes del gabinete del gobernador Barbosa que, con su trabajo y compromiso, contribuyen a que la firma de este convenio sea posible: Ricardo Velázquez, María Teresa Castro, Rosa Urtuzuástegui, Olivia Salomón, Lizeth Sánchez y Abelardo Cuéllar.

***

Vamos al grano. La firma de este convenio entre el Infonavit, el Gobierno de Puebla y el capítulo local de la Canadevi es un hito histórico en todo México.

Durante la última década, entre 2009 y 2018, el Gobierno de la República gastó 120 mil millones de pesos en un subsidio que fue creado con las mejores intenciones, pero que fue ejecutado sin controles suficientes, por lo que en muchos casos no benefició a los trabajadores y, sobre todo, hizo daño al desarrollo urbano adecuado de las ciudades.

Un subsidio que distorsionó los precios de la vivienda alentó la especulación en reservas territoriales, con él se solapó la irresponsabilidad municipal en el otorgamiento de permisos de construcción, en fin, se hacía todo para que el sector creciera y con ello la economía. Pero se olvidaron de quienes habitan esas viviendas, trabajadores que con su casa constituyen un patrimonio, el más importante de su vida. Y ese es el cambio que se promueve con la transformación del país: centrarnos en el bienestar de las familias.

La buena noticia es que el subsidio distorsionador se acabó; atrás quedaron los años del modelo de expansión indiscriminada de vivienda que arrojó como saldo 650 mil casas abandonadas en todo México y cientos de miles de inmuebles de mala calidad.

Y con todo este panorama, hay quienes añoran regresar al pasado, que no terminan de entender que el país y la sociedad cambiaron, y que se les olvida que la política de vivienda debe de estar al servicio de la persona, y de nadie más.

Pero lo bueno es que hoy estamos aquí para celebrar.

Estamos celebrando que el día de hoy se firma un convenio de subsidio popular, en un estado de la importancia de Puebla; diseñado en territorio, de abajo hacia arriba, de la mano de las autoridades, los trabajadores y los desarrolladores que, como nadie, conocen la problemática de la vivienda en el estado.

Son los estados como Puebla, los municipios y la iniciativa privada locales quienes deben diseñar programas a la medida de cada población y cada área metropolitana. Y que partan del principio de colaboración y confianza mutua.

Este tipo de apoyo NO se debe decidir en un escritorio en la Ciudad de México, o sin la participación de los capítulos locales de la Canadevi. Al contrario, la visión local sirve para enfocar mejor el uso de los recursos públicos.

El simple hecho de que, en este nuevo modelo de Subsidio Popular, por cada acción de vivienda, el Gobierno Estatal aporte una parte, los empresarios poblanos otra y se apoyen en la plataforma de originación del Infonavity se potencien los recursos que el propio Instituto está destinando a los nuevos montos máximos de crédito, habla de una responsabilidad compartida de todos los actores involucrados.

***

Todo esto es muy importante para nosotros porque hoy el Infonavit vive un Nuevo Comienzo.

Un Nuevo Comienzo donde estamos poniendo al trabajador al centro de todas nuestras acciones para recuperar la esencia del Infonavit como institución de seguridad social.

Un Nuevo Comienzo donde, con el liderazgo de la Sedatu y el secretario Román Meyer, el Estado mexicano está recuperando la rectoría de la política de vivienda para ponerla al servicio de la gente, empezando por quienes menos tienen y más lo necesitan.

Un Nuevo Comienzo donde, ustedes desarrolladores, están llamados a transformar su industria para volverla más responsiva a la demanda y a las necesidades reales de la población que atienden.

Hay que dejar de culpar a la falta de subsidio federal por los problemas que enfrenta la industria. Y menos tratar de ligar, de forma engañosa, el desempeño del Instituto con éste, que era un factor exógeno. Porque el instituto va en línea con las metas que se había propuesto.

Esto no quiere decir que no enfrentemos retos, sino que los retos que enfrentamos no son los que dominan la discusión pública.

Por ejemplo, hoy el reto NO es cómo revivir un subsidio federal que, entre otros saldos, arrojó cientos de miles de viviendas abandonadas en todo México y un déficit enorme en el sur-sureste, sino cómo hacer que los subsidios, como el que firmamos el día de hoy, sean más inteligentes y a la medida de cada entidad y cada contexto urbano.

Hoy el reto no es cómo acelerar el llamado “tren de la vivienda”, sino cómo satisfacer las necesidades de millones de ciudadanos y que nadie se quede atrás y nadie se quede fuera.

Hoy el reto no es quién tiene la razón, sino cómo nos ponemos de acuerdo para tener un diálogo honesto donde antepongamos el bienestar de los trabajadores a todo beneficio privado.

***

Sin más, agradezco su atención y los felicito por su participación e impulso al nuevo Subsidio Popular presentado en este importante evento.

Un subsidio de la gente, para quienes menos tienen y más lo necesitan, cimentado en la responsabilidad compartida del gobierno local, la iniciativa privada y el Infonavit. Muchas gracias. 

Discurso de Carlos Martínez Velázquez, director general del Infonavit, durante la firma del convenio del Instituto con el Gobierno de Puebla.