Search

La necesidad de un cambio de visión sobre el suelo

Columna-Edgar-Rosas

En los últimos meses ha rebotado en mi cabeza una interrogante: ¿Cómo sería posible desarrollar vivienda asequible en sitios como la Ciudad de México bajo una visión en la que el suelo se mueve en una lógica de mercado?

Y la pregunta me salta porque, si se mantiene esa línea, el costo del suelo seguirá subiendo mientras más se demanda. Y se sabe que la demanda en la capital mexicana es muy alta. Entonces, si recurrimos a la ley de la oferta y la demanda, y en la Ciudad de México el suelo es muy demandado, no se podría avizorar un contexto en donde el suelo se ponga en condiciones donde haga factible construir casas a un costo en donde las familias que ganan menos de 12,000 pesos puedan adquirir una vivienda.

Sobre el tema, Eduardo López Moreno, titular de ONU Habitat México, puso una respuesta en la mesa: “es imposible desarrollar vivienda con enfoque social, si el gobierno no controla el suelo”.

La respuesta es muy ambiciosa y el especialista va más allá: se debe replantear una visión distinta sobre el suelo, una donde se retome la gestión social del territorio.

Incluso, en esta lógica, el especialista llama a que se ponga a debate el papel del Infonavit como gestor de suelo. Sin duda, una propuesta que llama la atención, más si tomamos en cuenta que el primer candidato de AMLO al Infonavit puso sobre la mesa este debate.

Para seguir la línea, traigo a cuenta las palabras de López Moreno:

“No hay país en el mundo que pueda producir vivienda social, popular, con esta noción que es para sectores bajo, si de una manera u otra el gobierno no controla el suelo. Y en México, Infonavit y otros organismos públicos no controlan el suelo (…)”.

En columnas pasadas, luego de participar en un foro organizado por el Instituto Lincoln, comenté que me resultaba interesante poner al centro del debate la visión del interés superior de la ciudad. Y, retomando el caso de la Ciudad de México, a partir de la expuesto por el Doctor Moreno, se reafirma la idea que será necesario caminar hacia esa visión, una nueva visión, en donde el suelo no se vea como un bien cualquiera, sino como un recurso que se vuelve limitado en sitios como la Ciudad de México, y en función de eso, establecer prioridades.

Claro, en el papel, como todo, se ve muy bonito. Lo interesante, y el reto, será concretar los mecanismos de gestión de suelo adecuados que vayan acorde a ese nuevo planteamiento. Y que camina de la mano de la Nueva Agenda Urbana, donde llama a ser ciudades más equitativas.

Aunque, sin duda, para eso aún hay un camino largo. Pues es por demás sabido que México sigue muy en pañales en términos de explorar estos mecanismos que permitan mejorar la manera en que se gestiona el suelo. Hay una venta de oportunidad en el tema si se toma en cuenta que en los últimos años el país ha caminado fuerte en sus intenciones por mejorar el tema urbano.

El camino es largo, pero se debe atacar de manera decidida. Si no es así, las desigualdades podrían crecer aún más.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.