Search

Presentan ante la ONU modelo de una ciudad flotante

Presentan ante la ONU modelo de una ciudad flotante

La ciudad flotante podría albergar 10,000 habitantes y soportar desastres naturales como tsunamis y huracanes

En una mesa redonda de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el arquitecto Bjarke Ingels y la compañía constructora de estructuras flotantes, Oceanix, presentaron el concepto para una ciudad flotante que podría albergar hasta 10,000 residentes y soportar huracanes categoría 5.

Marc Collins, CEO de Oceanix, declaró que su compañía cree que una ciudad flotante podría combatir la escasez de viviendas y la amenaza que representa el cambio climático y el aumento del nivel del mar.

El diseño de la ciudad consiste en un grupo de plataformas hexagonales que alberguen aproximadamente 300 residentes cada una. Lo anterior se debe a que las estructuras hexagonales, a manera de colmena, son una de las formas arquitectónicas más eficientes al minimizar el uso de materiales de construcción.

Los diseñadores plantean a la ciudad como un grupo de seis aldeas, compuestas por seis plataformas hexagonales, que alberguen un total de 10,000 personas que produzcan su propia energía, agua dulce y calor.

Collins agregó que la ciudad no se parecerá a Manhattan, Estados Unidos, puesto que no permitirá coches ni camiones con altas emisiones, sin embargo, el diseño permite la utilización de vehículos autónomos y la experimentación con nuevas tecnologías, como las entregas de aviones no tripulados.

Uno de los objetivos de la ciudad es el de producir toda la comida necesaria para alimentar a sus residentes, además de reducir el desperdicio, y para ello se requerirá de cultivos oceánicos, es decir, cultivar alimentos, como moluscos, algas y otras formas de mariscos, en jaulas debajo de la superficie marina. Esta tecnología también sería útil para que la ciudad se mantuviera autosuficiente en caso de desastre natural.

El diseño de Oceanix muestra a la ciudad ubicada a una milla de distancia de las ciudades costeras, y a las plataformas reforzadas por Biorock, un material tres veces más duro que el concreto, pero que aún puede flotar, además de que se vuelve más resistente con el tiempo y soporta condiciones climáticas adversas.

La ciudad está diseñada para contener hogares, un centro cultural, una biblioteca comunitaria y un centro espiritual. Además, los edificios tendrían entre cuatro y siete pisos para mantener un centro de gravedad más bajo, y todos estarían construidos con materiales sostenibles como bambú y madera.

Los diseñadores están conscientes de que no todos estarían dispuestos a vivir en una ciudad flotante, pero este concepto está diseñado para muchas personas que no pueden pagar un alquiler en las grandes ciudades, o aquellos que desean vivir en un lugar menos vulnerable a los desastres naturales.