Search

Con la entrega del Premio HyM, destacan trayectoria de la arquitecta Sara Topelson

Con la entrega del Premio HyM, destacan trayectoria de la arquitecta Sara Topelson

A lo largo de 40 años, la presidenta de la fundación Cidoc ha trabajado en temas de arquitectura, vivienda, urbanismo y ciudad

Al hacer entrega del Premio Hombres y Mujeres de la Casa en la categoría Cimientos, Enrique Vainer, director general de Grupo Sadasi, destacó la gran labor que ha formado la arquitecta Sara Topelson a lo largo de su trayectoria.

«Un claro ejemplo de la tenacidad de Sarita, a quien reconocemos con el Premio Hombres y Mujeres de la Casa por su trayectoria, ha sido que a lo largo de una vida ha contribuido a poner los ‘Cimientos’ de lo que es la vivienda y el desarrollo urbano de México».

Por su parte, Sara Topelson, presidenta de la fundación Cidoc, dijo sentirse muy honrada de recibir el Premio Hombres y Mujeres de la Casa, motivado por su amigo, el arquitecto Horacio Urbano.»Expreso mi emocionada gratitud a quienes debo el honor de haber sido designada con este reconocimiento, al trabajo constante que integra mi trayectoria».

En ese sentido, la galardonada de la noche, agradeció a sus padres, esposo, hijos y nietos, así como a sus hermano y amigos que la acompañaron en la ceremonia, por siempre haberla apoyado en todo. «Gracias a mis maestros, a mis colegas de profesión y trabajo que me introdujeron y me han acompañado en el trascendente mundo de la arquitectura, la vivienda, el urbanismo y la ciudad.

«Por sobre todo, gracias a mi país: México, impulsor de todo lo que he intentado ser como arquitecta, profesora, investigadora, servidora pública, ciudadana y mujer. Cada uno de nosotros es el resultado de una convergencia de circunstancias que nos modelan y nos plantean posibilidades de formación, desarrollo y participación para construir el bienestar personal, de la sociedad y de nuestro México», resaltó la arquitecta.

 

Las circunstancias de su vida

De acuerdo con Sara Topelson, en la vida hay circunstancias que son fundamentales en el desarrollo o limitación de la capacidad creativa y participativa de las personas, de los éxitos y fracasos, así como de las realizaciones y frustraciones.

«En mi caso, he sido muy afortunada. Las circunstancias se han sumado, han sido idóneas en la premiante y vertiginosa necesidad de la toma de decisiones. Han sido propicias e inspiradoras para lograr lo que he intentado ser, y las oportunidades, unas tras otras, han ido abriendo nuevos caminos.

«Circunstancia afortunada es que mis padres hayan adoptado a México como su patria y no a Estados Unidos como tenían planeado. Circunstancia afortunada fue haber heredado de mis padres el ejemplo de trabajo, disciplina y la total entrega a las actividades constructivas. Mis hermanos y yo recibimos el apoyo total e incondicional de nuestros papás preocupados por nuestra formación profesional y nuestro desarrollo individual.

«Circunstancia cardinal fue haber ingresado a la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), motivada por mis dos hermanos, también estudiantes de arquitectura, abriendo así las puertas de una profesión fascinante y compleja, y una responsabilidad demandante y basta.

«Circunstancia muy afortunada fue haber formado una pareja y una familia con el arquitecto José Grinberg, un compañero de vida, la pareja ideal en el agobiante trabajo cotidiano, en la pasión por la arquitectura y las propuestas de proyectos, espacios, conjuntos y estructuras.

«Pepe ha sido maestro, consejero, crítico, un compañero magnífico. Somos socios en todo, en toda la vida y sin él no hubiera logrado hacer nada de lo hago hoy, porque siempre he tenido su apoyo, ha sido muy solidario, hemos sido solidarios en formar una familia, en crear una profesión y en construirnos cada día mutuamente», destacó Sara Topelson.

 

Amor por la arquitectura y pasión por el trabajo

La premiada confesó que su amor por la arquitectura comenzó desde muy joven. «Desde la secundaria deslumbraba con visitas a espacios públicos, admirando a los grandes creadores y leyendo publicaciones de arquitectura. En mi mente, han estado siempre presentes la historia de arquitectura y los espacios de nuestro México con su diversidad y riqueza».

Asimismo, dijo que a lo largo de los años ha tenido el privilegio de conocer personalmente a grandes arquitectos de México, además de gozar del privilegio de su amistad y de largas horas de conversaciones en torno a la arquitectura.

«Vienen a mi mente hombres como José Villagran, Luis Barragán, Augusto H. Álvarez, Mario Pani, Agustín Hernández, Ricardo Legorreta, Abraham Zabludovsky, Teodoro González de León, Francisco Serrano. Chema Gutiérrez, con quien con cada uno de ellos, con su particular visión, con sus propuestas novedosas fueron transformando el perfil y la fisionomía de la Ciudad de México y de nuestro país, dando el paso a la modernidad. Tuve el privilegio de trabajar con Mario Pani en la docencia durante una década».

 

En el evento, la profesional también hizo énfasis sobre los caminos que ha tomado a lo largo de su carrera. «Estos 40 años de trayectoria en la arquitectura me han permitido incursionar en variados ámbitos. La experiencia de docente, por ejemplo, ha sido pieza trascendental. Además de haberme integrado a las actividades de servicio de mi gremio, y esta pasión gremial me llevó a trabajar en diversas instituciones, primero nacionales y luego internacionales».



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.