Search

De movimientos estudiantiles y otras revoluciones

De movimientos estudiantiles y otras revoluciones

El mes de septiembre resulta siempre una verdadera sorpresa, nunca sabemos que nueva revolución traerá…

El mes de septiembre resulta siempre una verdadera sorpresa, nunca sabemos que nueva revolución traerá; ícono por nuestra tan afamada “independencia” y crucial en el paso de nuestra tan amada y a la vez odiada temporada de verano, tengo que confesar que no es uno de mis meses preferidos pero si es el que da la entrada a nuestro lunático octubre donde la luna se convierte en nuestro segundo sol.

Cuando se es joven todo es una novedad,  solo nos interesa ser bellos y populares, pero por el simple hecho de ser jóvenes somos más que belleza somos inmortales.

Supe de la manifestación de los estudiantes de CCH Azcapotzalco pero jamás imagine que todo terminaría tan mal; no es extraño saber que existen porros en la UNAM desde hace mucho tiempo y tampoco es difícil imaginar su origen; la UNAM  y el IPN han sido clave para movimientos sociales, es por eso que nuestros expresidentes, han apostado muy poco por la educación de calidad.

Recordemos que  hace 4 años precisamente en septiembre  una huelga de más de un mes detuvo las actividades de el IPN con una organización inesperada; el 30 de septiembre marchan más de 70 mil alumnos exigiendo se haga escuchar su voz, la voz del espíritu.

Por mi raza hablará el espíritu; el 5 de septiembre marchan aproximadamente 30 mil estudiantes en CU, algo igualmente inesperado, hace años en la UNAM no pasaba nada, la comunidad cada vez más apática, decide marchar sin rumbo fijo pero con la ilusión de cambiar algo.

Difícil es darle rumbo a una voz de muchas voces puesto que nadie sabe cuándo ni cómo termina un movimiento social.

En México, existen 4 millones 749 mil 057 personas que no saben leer ni escribir según datos del INEGI y millones de personas que saben leer pero que no leen; los libros no aseguran un aprendizaje conciso puesto que la información en la actualidad resulta una arma más.

La sobreinformación ahora con las nuevas tecnologías y la falta de interés por la vida; pero ¿Que es la vida? Quizá el origen de nuestro problema es eso que desconocemos nuestro entorno; desde mi experiencia podría decir que el planeta Tierra somos un montón de universos infinitos, quizá los más finitos somos los humanos, pero las plantas, los animales, las flores y los arboles son un montón de bendiciones que soportan nuestra ineptitud.

Todos los humanos vivimos inmersos en un profundo vacío, que nunca va a desaparecer; la tristeza y la amargura no tienen fin; “pero tampoco dejaremos que nos maten” quizá elijamos morir nosotros antes. “Estamos aquí porque es nuestro derecho y lo reclamamos desde el amor, la paciencia y la dignidad. Nada de lo que somos es menos por que nos reconocemos vulnerables y desde ahí les hablamos para decir hoy, estamos aquí”.