Search

El subsidio, el presupuesto 2019 y la transición

El tema del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio 2019 se apodera cada vez más de los reflectores a nivel nacional. Y desde el punto de vista del sector vivienda esto es no es la excepción, sobre todo, si se entiende que resulta de suma relevancia conocer con cuánto dinero se contará para impulsar la entrega de subsidio en el primer año de la nueva administración.

Si bien hasta el momento no se manejan cifras precisas, se habla, como siempre se hace en vísperas del presupuesto, que se buscarán incrementos en el monto etiquetado para vivienda. Esta idea podría cobrar cierto halo de optimismo al saber que el perfil del nuevo gobierno se inclina a lo social y el apoyo de los más necesitados, lo que podría devenir en un aumento de los recursos.

En 2017, subsidio sólo para quienes ganan menos de 2.6 salarios mínimosDe primera mano, el que será subsecretario de Egresos en el próximo gobierno, Gerardo Esquivel, ya habló de un presupuesto del orden de los 5 billones 677,200 millones de pesos, lo que implica un aumento en comparación con 2018. En términos generales, dijo que el paquete económico será responsable, pues buscará mantener los niveles de deuda, así como aumentar la eficiencia en el uso de los recursos.

Sumado a lo anterior, Mario Delgado, coordinador de los legisladores de Morena en San Lázaro, aseguró que el próximo presupuesto tendrá como distintivo la austeridad. Sin embargo, aseguró, se caracterizará por un impulso a los programas sociales.

A pesar que no se manejan números concretos en cuanto al subsidio, los integrantes del próximo gobierno han empezado a hablar de algunos programas relacionados con la vivienda y cuánto se podría invertir en ellos. En primer lugar, el propio Esquivel hizo mención que en el PEF 2019 se contemplará un programa dedicado a la Reconstrucción. Para este, apuntó, se proyecta una inversión de 10,000 millones de pesos, con lo que se atenderá, entre otras cosas, la Destinarán 10,000 mdp en proyecto de 15 ciudades prioritariasreconstrucción de vivienda. Por otro lado, Román Meyer, propuesto para encabezar a Sedatu, presentó el Programa de Mejora Urbana. El objetivo del esquema será atender a 15 ciudades de manera prioritaria en temas de vivienda y desarrollo urbano, para el cual se habla de un presupuesto del orden de los 10,000 millones de pesos.

Si algo queda claro es que el camino para presentar y aprobar el Paquete Económico para 2019 le quedan tres meses y tiene tintes especiales al insertarse en un contexto de transición. Como lo dicta la ley, la administración saliente es la encargada de elaborar anteproyectos en el rubro de presupuesto, así como de Ley de Ingresos, esto en apoyo a la administración entrante. Sin embargo, el equipo del nuevo gobierno será el encargado de llevar al Congreso los proyectos, con fecha limite al 15 de diciembre; a esto se suma que los legisladores sólo contarán con 15 días para aprobar el documento que deberá estar listo el 31 de diciembre de 2018.

En este marco, la propuesta de presupuesto y la definición de los recursos para el tema de vivienda resulta trascendental si se considera que para el primer año del nuevo gobierno hay retos interesantes por atender, mismos que competen directamente al gobierno y al apoyo que inyecta. En primera instancia, podemos hablar del tema de la vivienda social, uno de los que mantiene en el radar como prioridad por la gran demanda que existe; y segundo, el tema de No Afiliados, y lo importante que resultará el subsidio para concretar esquemas para este sector.

A estas alturas, ya existen voces que aseguran que el primer año es para “aclimatarse”, para que los nuevos funcionarios entiendan y vislumbren los retos ya desde el poder; este factor podría llevar a una salida fácil y mantener, como medida mínima, el nivel de subsidio en los mismos márgenes que 2018 y preparar el camino para afrontar de lleno los retos en 2019. Sin embargo, por el discurso transformador de la nueva administración, que habla de la urgencia por lograr cambios y trabajar frontalmente desde el día uno, el panorama podría ser otro.

A Palenque, programa de autoproducción de vivienda de Conavi

Como es sabido, la iniciativa privada no ha quitado el dedo del renglón en cuanto a pedir un aumento en el presupuesto para subsidio. Los empresarios del sector han insistido en dos puntos importantes sobre el contar con recursos suficientes: el primero, lo que tiene que ver con robustecer la atención de la vivienda social y hacer efectivo el derecho de cientos de familias de bajos recursos para acceder a una casa; y, dos, el dinamismo que representa para la industria, pues por cada peso que se invierte en subsidio, la IP pone cinco, lo que se convierte en un círculo virtuoso desde la visión económica.

Lo cierto es que en las mesas de transición, en las que se comunicarán los actores de la industria, el debate del presupuesto será uno de los que más llame la atención. Será interesante ver la postura que asuma la nueva administración en torno al tema y conocer el camino que elegirán, entendiendo los retos que vienen hacia adelante y la importancia del subsidio.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.