Search

Desconfianza social de los jóvenes afecta al mercado inmobiliario

Exclusividad y plusvalía al sur de la CDMX

Esquemas de financiamiento para comprar una vivienda son los más accesibles de hace 40 años

Aunque la mayoría de los jóvenes viven en las ciudades, incluso actualmente son la generación más numerosa en México, sobre todo los nacidos entre 1980 y 2000, tienen altos índices de desconfianza social, lo cual impacta a diversas actividades económicas que se desarrollaron de cierta forma durante años, entre ella la industria inmobiliaria.

De acuerdo con diversos expertos en temas financieros y de desarrollo urbano, los padres de estos jóvenes solían comprar su vivienda a los 25 años; sin embargo, la generación actual espera hasta los 30 años para hacerlo, aunque a veces sin atarse a una hipoteca, por lo que prefieren rentar un departamento a comprar una casa.

“Antes, la primera casa solía comprarse alrededor de los 25 años, pero ahora son adquiridas después de los 30 años. Esta tendencia tiene un impacto en las hipotecas y los préstamos en la industria bancaria. En México, 70% de la gente planea la compra de una casa para habitarla y 80% contempla hacerlo con algún mecanismo de crédito; sin embargo, existe un alto desconocimiento sobre alternativas financieras existentes para lograrlo”, dijo Gonzalo Palafox, director general adjunto de Desarrollo de Negocios de ION Financiera.

Esto se atribuye a varios periodos de crisis económicas que experimentaron estos jóvenes, por lo que es necesario que sepan que las condiciones de financiamiento actuales son las más accesibles de los últimos 40 años, ya que hay herramientas de inclusión financiera para que las personas con capacidad de pago y buen comportamiento crediticio puedan acceder a un crédito para comprar un bien inmueble, destacó.

Eduardo Torres, director general de ai360, empresa de análisis que ofrece estrategias y recomendaciones basadas en datos, consideró que debido a que el mercado de vivienda la Ciudad de México moderó su dinamismo, actualmente la adquisición de vivienda es oportuna.

“Los precios han tomado una pausa. Si bien creemos que esta situación no durará mucho antes de que repunten nuevamente, debido a que las presiones de la demanda predominarán sobre la oferta, como ha sido el caso en los años recientes, ésta dinámica tampoco se verá modificada con el resultado de las elecciones ni con la orientación de quien gobierne la Ciudad en los próximos años”.

Vivir en la ciudad

Gonzalo Peón, director adjunto para México del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP) y Santiago Fernández, coordinador de Desarrollo Urbano de la misma organización, dijeron que para que exista mayores soluciones de vivienda es necesario que se dé la accesibilidad urbana, la cual implica el potenciar a las personas a tener fácil acceso a la realización de sus actividades, por medio del Desarrollo Orientado a Transporte.

“En nuestro país las ciudades crecieron de forma dispersa, altamente dependientes del uso de automóvil, con problemas de acceso a servicios públicos, por ello es importante acuñar el concepto de ‘Accesibilidad Urbana’, esto se puede lograr a través de vecindarios compactos, de usos mixtos, caminables y con transporte público de calidad, el uso de la bicicleta y caminar”, dijo Peón.

Por lo que, debido a las necesidades de los jóvenes, es posible que se realice la transición a un nuevo modelo de ciudad y forma de vivirla, ya que se sienten más cómodos en un departamento que en una casa convencional, lo que cobra un impulso significativo entre ellos, con expectativa que crezca en los próximos años.

“Por primera vez, en más de un siglo, más personas eligen los entornos urbanos para habitar y la Ciudad de México ofrece una estructura policéntrica idónea que fomenta la heterogeneidad de la localización de actividades; por ende, la densificación residencial ofrece beneficios logísticos en materia de movilidad”, dijo Camilo Mora, profesor de la División de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.



Egresado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la carrera en Comunicación, con especialidad en medios escritos. Reportero del desaparecido periódico Nuestro México, en donde cubrió las fuentes delegacionales y Asamblea Legislativa. También trabajó en la Coordinación de Comunicación Social en la delegación Álvaro Obregón. Le gusta leer novelas y cuentos.