Search

Menos viviendas… Pero más caras

¡Extra! ¡Extra! Mañana Encuentro de Vivienda en edomex

Dicen que cada vez que un periódico necesita información hace una encuesta…

Dicen…

Y no es que sea mi caso… Pero esta semana hice una serie de encuestas a través de mis redes sociales en un intento por entender cuál era la percepción de la gente respecto a la acelerada alza en los precios de la vivienda que hemos vivido en las ciudades mexicanas.

Mis encuestas toman como sujeto de estudio a la Ciudad de México, pero estoy más que seguro que permiten trazar paralelismos para entender lo que pueda estar pasando en otros lugares del país.

Pregunté primero qué opinaban sobre los precios a que estaban llegando las viviendas en la Ciudad de México… Y bueno…. Un contundente 93% respondió que estaban absurdamente caros.

Pregunté después quién tenía más culpa de ese encarecimiento… Y 43% dijo que los desarrolladores, ubicando en lejanos segundo y tercer lugar a los legisladores y gobiernos locales y en el fondo de la clasificación, casi sin pintar, a los dueños del suelo.

Ya sobre esa base pregunté qué nivel de prioridad debería tener la planeación urbana para el próximo jefe de gobierno de la capirucha, a lo que un casi zapato 97% respondió: absoluta.

Siguiente pregunta; ¿a qué destinaría las mayores inversiones si usted fuera el próximo jefe de gobierno de la Ciudad de México? Y aquí se registró un empate en el primer lugar entre Transporte público y agua, mandando a lejanísmos tercero y cuarto lugar a la vivienda y la mejora de calles.

La vivienda en renta, un sector emergente

Cerré la serie preguntando qué pasaría con los precios si en lugar de las menos de 8,000 viviendas que se desarrollan anualmente en la capital se hicieran 20,000 o incluso más (considerando que la ciudad requiere al menos 40,000 por año)… Y oh sorpresa, aunque muy pocos piensan que los precios subirían, se dio un empate técnico entre la posibilidad de que bajen o se mantengan como están.

Pero como creo firmemente en la importancia de complementar lo que se hace en el gabinete (aunque en este caso fue desde mi poderoso IPhone), con lo que pasa en el campo, salí a contrastar los resultados de mis encuestas con la opinión directa de desarrolladores y banqueros.

Los desarrolladores de vivienda me confirmaron lo que he venido señalando desde hace tiempo, que en efecto, los precios se han elevado aceleradamente, pero, contrario al resultado de mis encuestas, esto se debe a la escasez de suelo que pueda ser usado conforme a la regulación para hacer vivienda.

Claro que es tema de planeación urbana, me dijeron, estando más que de acuerdo en que la planeación urbana tiene que ser prioridad para el próximo gobernante de la ciudad.

Y reconociendo la necesidad de que se invierta en transporte público, los vivienderos me hicieron ver que el gran pendiente es revertir los efectos de décadas de falta de planeación e inversión en los diferentes temas relacionados con el suministro del agua, y que tienen cuatro factores determinantes; somos muchos, consumimos más que el promedio mundial, la falta de mantenimiento provoca que se desperdicie la mitad del agua que llega y pues sí… hay que invertir para garantizar el abasto.

Por su parte, los banqueros me confirmaron todo lo señalado, diciendo sencillamente que aunque el número de créditos ha bajado, el monto colocado ha subido, lo que dicho en efímeras palabras podemos sintetizar con el título de este texto; “menos viviendas… pero más caras”.



Horacio Urbano es arquitecto. Su experiencia profesional se ha desarrollado en los diferentes ámbitos que definen la industria de la vivienda. En 1999 inició un proyecto editorial dirigido a los sectores inmobiliario y construcción que a lo largo de los años se ha convertido en una poderosa plataforma multimedios y en una verdadera referencia para esta industria. Fundador, junto con la también arquitecta Roxana Fabris, de Grupo Centro Urbano, firma que impulsa y desarrolla una serie de esfuerzos de comunicación relacionados con estos sectores. Como parte de su trabajo en México y el extranjero, ha escrito o participado en una serie de libros especializados, es colaborador de diferentes medios impresos y electrónicos, es activo conferencista y bajo diferentes modelos colabora también con diversas empresas e instituciones públicas y privadas del sector.